Investigación, Salud Materna, Infantil y Reproductiva

Un estudio sobre mortalidad materna en Mozambique detecta un error diagnóstico en un alto porcentaje de las muertes

Los resultados subrayan la necesidad de reforzar el acceso a pruebas diagnósticas más específicas en regiones con bajos ingresos

14.07.2020
Madres e hijos en Mozambique
Foto: ISGlobal

Un análisis de una serie de muertes maternas en el hospital Central de Maputo, en Mozambique, revela que en casi el 40% de las muertes hubo un error diagnóstico clínico importante. Los resultados, publicados en la revista Lancet Global Health, ponen de manifiesto una escasa mejora en los últimos diez años. La investigación fue liderada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, en colaboración con el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) en Mozambique.

El número de mujeres en países de bajos ingresos que dan a luz en centros sanitarios ha aumentado en los últimos años, pero, a pesar de ello, la mortalidad materna sigue siendo extremadamente elevada en estos países: más de 300.000 mujeres mueren durante el embarazo, el parto o el puerperio cada año en el mundo, y el 99% de estas muertes ocurren en países pobres.

“No solo se trata de aumentar el acceso a los servicios de salud, sino también de mejorar la calidad del cuidado que éstos proporcionan,” señala Clara Menéndez, directora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva en ISGlobal y primera autora del estudio. “Un elemento clave -y, a veces, descuidado- para mejorar la calidad de la atención es el correcto diagnóstico de enfermedades que pueden causar la muerte en la mujer embarazada,” añade.

En este estudio, el equipo liderado por el patólogo del Hospital Clínic e investigador de ISGlobal Jaume Ordi analizó de manera retrospectiva una serie de muertes maternas que ocurrieron en el hospital central de Maputo, en el sur de Mozambique, entre noviembre del 2013 y marzo del 2015. Compararon el diagnóstico clínico con el diagnóstico de la autopsia y observaron que en casi el 40% de las muertes, hubo un error en el diagnóstico clínico, y que un diagnóstico correcto posiblemente hubiera podido evitar la muerte.

“Si comparamos estos resultados con un estudio similar realizado diez años antes, podemos constatar que la capacidad diagnóstica ha mejorado escasamente e incluso ha empeorado para algunas patologías, como la infección puerperal,” comenta Ordi.

Estos resultados revelan la necesidad de mejorar la capacidad diagnóstica a través del acceso a pruebas diagnósticas más específicas y el refuerzo de las competencias clínicas del personal médico. “La práctica de autopsias y el análisis conjunto entre clínicos y patólogos de las discrepancias diagnósticas podrían ser de gran ayuda para el personal médico que atiende a las embarazadas”, apunta Menéndez.

Referencia

Menéndez C, Quintó Ll, Castillo P, et al. Quality of care and maternal mortality in a tertiary-level hospital in Mozambique: a retrospective study of clinicopathological discrepancies. July, 2020 DOI: https://doi.org/10.1016/S2214-109X(20)30236-9