Investigación, Eliminación de la malaria

Arranca un proyecto para usar datos moleculares para el control y eliminación de la malaria en Mozambique

El proyecto GenMoz, financiado por la BMGF, establecerá un sistema de vigilancia molecular para generar datos que guíen la toma de decisiones

25.03.2021
Foto: ISGlobal

GenMoz (‘P. falciparum Genomics in Mozambique’), un proyecto financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, ha arrancado en Mozambique. El proyecto, presentado el pasado 22 de marzo, es liderado por el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), Mozambique, en colaboración con el Programa Nacional de Control de Malaria del mismo país, el Malaria Consortium, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), España, la Universidad de California San Francisco, EEUU, y el Insitute for Disease Modelling, EEUU.

“La vigilancia molecular del parásito de la malaria (P. falciparum) proporciona valiosa información que complementa aquella obtenida por métodos tradicionales de vigilancia y puede ayudar a guiar intervenciones eficaces,” explica Alfredo Mayor, investigador de ISGlobal y coordinador del proyecto. “Por ejemplo, puede decirnos si hay cepas circulando capaces de escapar al diagnóstico o resistir al tratamiento. También puede indicarnos, en áreas con muy baja transmisión, si los pocos casos que vemos son importados o no”, añade.  

A lo largo de los próximos tres años, el proyecto desarrollará un sistema operativo de vigilancia molecular que genere en el tiempo datos genómicos fiables y reproducibles para guiar decisiones a tres niveles:

1) Elegir el diagnóstico y tratamiento adecuados gracias a la detección de marcadores moleculares de resistencia a fármacos y de deleciones que pueden afectar los tests rápidos de diagnóstico

2) Caracterizar las fuentes de transmisión mediante la clasificación genética de casos (introducidos o autóctonos) para guiar intervenciones para la eliminación de la malaria en zonas con baja transmisión

3) Seleccionar la combinación óptima de intervenciones para reducir al máximo la carga de enfermedad en zonas con transmisión alta o moderada.

El proyecto propone un enfoque participativo que implique a todos los actores del sistema sanitario para promover una cultura de uso de datos genómicos y aumentar así el impacto en salud pública. “Esta inversión fortalecerá las capacidades del CISM para generar información genética, y las del Programa Nacional de Control de Malaria para usar de manera estratégica esta información en la toma de decisiones,” comenta Francisco Saúte, director científico del CISM.  

Se espera que el proyecto contribuya a avanzar hacia la eliminación de la malaria en el sur del país (donde la transmisión es baja) y reduzca la carga de la enfermedad en el norte (donde la transmisión es moderada a alta). “Al mostrar las ventajas y complementariedad de este tipo de vigilancia, esperamos visibilizar el potencial de la ciencia genómica en guiar acciones para el control y eliminación de la malaria,” señala Mayor.