Análisis y Desarrollo Global

¿Cómo reanudamos los viajes internacionales durante la pandemia de la COVID-19?

Serie | COVID-19 y estrategia de respuesta #13

10/06/2020

Este documento forma parte de una serie de notas de debate que abordan preguntas fundamentales sobre la COVID-19 y las estrategias de respuesta. Los trabajos han sido elaborados sobre la base de la mejor información científica disponible y pueden ser actualizados a medida que esta evolucione.

Escrito por Natalia Rodríguez-Valero, médica del Servicio de Salud Internacional y Medicina Tropical del Hospital Clínic de Barcelona e investigadora de ISGlobal, y José Muñoz, jefe del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona e investigador de ISGlobal, el documento aborda cómo reanudar los viajes internacionales durante la pandemia de la COVID-19, con recomendaciones para proteger la salud de los viajeros antes, durante y después del viaje.

La epidemia de COVID-19 ha tenido un impacto enorme sobre el transporte y la conectividad global. Con el fin de contener la propagación del virus, muchos países han cerrado fronteras y restringido la movilidad de las personas al interior del país. Esto ha resultado en una drástica reducción en el número de vuelos a nivel global (más del 90% durante el mes de abril).

A medida que la situación de salud pública en cada país lo permita, la actividad económica se irá reactivando y, con ello, el transporte internacional de pasajeros. Por eso, es importante definir e implementar desde ahora una serie de medidas que garanticen la salud de las personas, tanto las que viajan como las que trabajan en el transporte, con especial consideración para las poblaciones más vulnerables a la enfermedad.

Es importante recordar que, independientemente de la situación de la COVID-19, siempre conviene proporcionar un consejo al viajero específico y seguir una serie de recomendaciones sanitarias y preventivas que incluyen vacunación, sobre todo si se viaja a destinos de mayor riesgo sanitario, como aquellos con elevado riesgo de malaria, dengue u otras enfermedades tropicales.

Antes del viaje

  • Antes de emprender un viaje internacional, se recomienda concertar una visita telemática con un centro médico que disponga de un servicio de salud internacional o de atención a los viajeros. La persona que viaja recibirá así consejos para que su viaje resulte más seguro. Solo los viajeros que necesiten ser vacunados o que tengan problemas con la televisita deberían ser visitados presencialmente.
  • Es importante viajar con un seguro que cubra la COVID-19 y asegurarse también de que la póliza cubre los gastos de repatriación.
  • Si el viajero presenta algún síntoma sospechoso de COVID-19 en ningún caso debe viajar. Ha de contactar inmediatamente con algún servicio médico. Si los síntomas se presentan durante el viaje o a la vuelta, también ha de ponerse en contacto con un servicio médico.

¿Qué llevar en el botiquín de viaje?

Además de las recomendaciones básicas para viajar:

  • Mascarillas
  • Solución hidroalcohólica
  • Termómetro

¿Ya se puede viajar? ¿Cuál es la normativa del país de destino?

Aunque a fecha de hoy no hay un protocolo internacional definido y aprobado, es posible que algunos países o compañías aéreas establezcan medidas especiales para viajes internacionales en el contexto de la pandemia de COVID-19. Se han discutido varias opciones, entre las cuales se incluyen:

  • Cuarentenas a la llegada incluso si no se presentan síntomas. Esta opción podría ser poco compatible con viajes de corta duración, incluyendo viajes turísticos y algunos viajes de negocios.
  • Pasaporte inmunitario, que consistiría en la identificación de anticuerpos específicos o serología contra el SARS-CoV-2, como método potencial para identificar aquellos viajeros que ya han pasado la enfermedad y por tanto estarían protegidos. Sin embargo, a día de hoy existen varias incógnitas que a nuestro parecer no permiten su implementación, como la ausencia de evidencia de que la presencia de anticuerpos proteja de nuevas infecciones, entre otras limitaciones científicas y éticas.
  • Certificado de PCR en las 48-72 horas previas, que prueba que la persona se ha sometido a una técnica de PCR dos o tres días antes y se ha descartado una infección activa por SARS-CoV-2.

La web del Ministerio de Asuntos Exteriores español informa de las últimas novedades y requisitos que exige cada país a los viajeros. También se puede consultar la página de la International Air Travel Association (IATA). Los servicios de atención al viajero de hospitales como el del Hospital Clínic de Barcelona cuentan asimismo con esa información, aunque es responsabilidad del viajero estar al día de los requisitos. Además, dadas las circunstancias, los países pueden exigir ciertos requerimientos de última hora.

En el aeropuerto

El operador aeroportuario AENA recomienda:

  • Mantener la distancia de seguridad y usar mascarilla en las colas (por ejemplo, en la de seguridad).
  • No llegar con más de 90 minutos de antelación a la hora prevista del vuelo.
  • Evitar aglomeraciones dentro del aeropuerto.
  • Revisar los horarios de los vuelos, porque pueden verse afectados.
  • Tener en cuenta que es probable que se limite el acceso a los aeropuertos solo a los viajeros, es decir, que no podrán ir acompañados.

Además, es posible que algunos aeropuertos internacionales lleven a cabo chequeos extra y pidan medidas de seguridad, como controles frecuentes de temperatura o algún tipo de “desinfección” de los viajeros. Hay que estar preparado para esperas más largas y eventualidades.

En el avión

Mientras dura el trayecto en avión es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • El uso de mascarilla es obligatorio en muchas compañías, si no en todas.
  • Se recomienda usar geles antibacterianos y lavarse las manos a menudo.
  • Es importante beber agua suficiente para mantener hidratadas las mucosas, ya que el ambiente del interior de un avión es seco.
  • El aire de cabina o es 100% fresco o recircula de un 10 a un 30%. Según la IATA, en la mayoría de compañías modernas este aire pasa por filtros microbianos HEPA similares a los de los quirófanos. Por lo tanto, en cabina el riesgo de infección no es alto. Otra cuestión es la posibilidad de contagio por un compañero de asiento, incluso si fuera asintomático. De ahí la importancia de llevar mascarilla y mantener la higiene de manos.
  • Otras medidas aconsejables son no moverse del asiento si no es estrictamente necesario, usar los baños designados del área donde se está sentado y contactar con el personal de cabina en caso de encontrarse mal. Parece que de momento no se considera dejar asientos vacíos entre pasajeros, pero hay que estar atentos a la evolución de las recomendaciones porque están en continuo cambio.
  • Servicios como el de catering podrían no ofrecerse por condiciones de higiene.

En el destino

Al llegar al destino hemos de saber que es posible que algunos países hayan decidido poner en cuarentena a los viajeros que lleguen de zonas muy afectadas como la nuestra, o que pidan certificados de salud.

Durante la estancia en el país de destino hay que tener en cuenta también lo siguiente:

  • Intentar no acudir a centros sanitarios salvo en caso de enfermedad, para evitar posibles contagios.
  • No visitar mercados ni tener contacto con animales, ya que pueden ser una fuente de enfermedades, entre ellas la COVID-19.
  • Evitar zonas concurridas o aglomeraciones donde no se puedan mantener las distancias de seguridad.
  • Considerar que las zonas tranquilas y aislada pueden estar alejadas de un centro sanitario .
  • Optar por alojamientos que cumplan la normativa, sobre todo en materia de áreas compartidas.
  • Evitar el transporte compartido, sobre todo en el caso de personas más vulnerables.
  • Seguir las normas de las autoridades sanitarias de destino.
  • Valorar el uso de herramientas especializadas de telemedicina durante el viaje para garantizar el contacto con médicos especialistas.
  • Hay que saber que, si aparecen síntomas durante la estancia y sobre todo en el momento de regresar, las aerolíneas pueden poner impedimentos al viaje de vuelta. Por lo tanto, siempre hay que consultar con un médico ante cualquier tipo de síntoma. Sabiendo, eso sí, que si se viaja a un país vulnerable los sistemas de salud pueden estar colapsados y ser más difícil acceder a una atención y tratamientos.

Si se ha estado en contacto con casos sospechosos o confirmados de COVID-19 hay que comunicarlo a las autoridades sanitarias que corresponda para decidir cómo actuar.

Al regresar a casa

¿Hay que hacer cuarentena al volver? En principio, sería lógico realizar cuarentena o cualquier método de control de la infección por SARS-CoV-2 si se ha viajado a un país que registra mayor número de casos que España. En cualquier caso, hay que seguir las pautas indicadas en cada lugar y ajustarse a las recomendaciones de las autoridades.

  1. Ante cualquier síntoma hay que consultar con un médico e informar a las autoridades o agencias de salud si se ha tenido contacto con un caso sospechoso o confirmado de COVID-19.
  2. Si se viaja a zonas tropicales y subtropicales, y en general tras cualquier viaje internacional, lo más recomendable es consultar con un especialista en Salud Internacional o Medicina Tropical, porque hay enfermedades como la malaria que podrían ser muy graves si no se tratan rápidamente.

Por otro lado, recordemos que las personas que viajan se pueden infectar de SARS-CoV-2 u otras enfermedades en el lugar de destino pero también pueden infectar a otras. Es fundamental cumplir con las recomendaciones y asegurarse de que no se está poniendo en riesgo a otras personas.