ISGlobal | Barcelona Institute for GlobalHealth

La exposición al hierro presente en el aire podría afectar a la motricidad fina

La exposición al hierro presente en el aire podría afectar a la motricidad fina

Un estudio investiga la neurotoxicidad para el desarrollo de los elementos que componen las partículas PM2,5, uno de los contaminantes atribuibles al tráfico motorizado

Foto: Minuk

Los niños y niñas que en el momento de nacer están expuestos a mayores niveles de hierro en el aire, un elemento predominante de la contaminación causada por el tráfico motorizado, muestran menor rendimiento en la habilidad motriz fina. Es la principal conclusión de un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria "la Caixa" y publicado recientemente en Environment International.

La investigación, enmarcada en el proyecto europeo ESCAPE, se proponía sacar a la luz las asociaciones entre la exposición en el momento de nacer a los elementos que componen las partículas PM2,5, uno de los contaminantes atribuibles al tráfico motorizado, y las funciones cognitivas y psicomotoras durante la niñez. Para ello, contaron con una población de 7.246 niños y niñas entre 1 y 9 años de edad y pertenecientes a cuatro cohortes de nacimiento ubicadas en Holanda, Alemania, Italia y España.

Los datos analizados provenían de tres fuentes principales: tests neuropsicológicos completados por los propios menores o por sus padres; mediciones realizadas en cada uno de los cuatro países entre los años 2008 y 2011 para determinar la composición elemental de las partículas PM2,5; y el domicilio familiar en el momento del nacimiento, a partir del cual se estimó la exposición de cada participante a los elementos que componen las partículas PM2,5.

Pese a que el estudio analizó hasta 8 de los elementos presentes en las partículas PM2,5 (cobre, hierro, potasio, níquel, azufre, silicio, vanadio y zinc), solo en el caso del hierro se halló una asociación estadísticamente significativa. En concreto, los datos revelaron que un incremento de 100 ng/m3 de la exposición al hierro presente en el aire está asociada con un descenso de 1,25 puntos en la motricidad fina. No se hallaron asociaciones significativas de los componentes de la contaminación causada por el tráfico motorizado con la función cognitiva ni con la habilidad motriz gruesa.

"Aunque un descenso medio del 1,25% pueda parecer poco relevante desde una perspectiva individual, sí lo es desde un punto de vista poblacional, ya que esconde un aumento del número de personas cuya habilidad motriz fina se situará por debajo de la media", afirma Gosia Lubczynska, primera autora del estudio.

Este trabajo es la continuación de otro estudio publicado en 2014 que concluyó que la exposición prenatal a NO2 y a partículas en suspensión estaba asociada con un retraso psicomotor en la infancia.

"Este es el primer estudio que se centra en la exposición a la composición elemental de las partículas PM2,5 en el nacimiento y la función neuropsicológica en la infancia temprana, por lo que será necesario realizar estudios posteriores para confirmar los resultados", expone Mònica Guxens, investigadora de ISGlobal que ha coordinado la investigación.

Referencia

Lubczyńska MJ, Sunyer J, Tiemeier H, et al. Exposure to elemental composition of outdoor PM2.5 at birth and cognitive and psychomotor function in childhood in four European birth cohorts. Environ Int. 2017 Oct 5. pii: S0160-4120(17)30866-8. doi: 10.1016/j.envint.2017.09.015. [Epub ahead of print]

id=6054122
id=6035616
id=5942919
id=5942382
id=5858605