Investigación

Dos proyectos competitivos financiarán el estudio inmunológico de la vacuna de la malaria

El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos de América y el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea son los dos principales organismos públicos internacionales de apoyo a la I+D en salud

08.11.2012

El CRESIB, el centro de investigación de ISGlobal, ha obtenido recientemente dos proyectos competitivos del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos de América (NIH) y del Séptimo Programa Marco (FP7) de la Unión Europea, dos de los organismos financiadores más importantes y competitivos en el campo de la investigación biomédica. Los dos proyectos aprobados estudiarán el mecanismo inmunológico de la primera vacuna candidata contra la malaria, la RTS,S.

Ambos proyectos estarán coordinados por la investigadora de CRESIB Carlota Dobaño y se ejecutarán en colaboración con otros centros de investigación de referencia internacionales como el Swiss Tropical and Public Health Institute (Suiza), la Eberhard Karls Universitaet Tübingen (Alemania), la Harvard School of Public Health, la University of California Irvine (Estados Unidos), el Centro de Investigaçao em Saude de Manhiça (Mozambique) y otras siete instituciones de investigación africanas que ya participan en el ensayo de Fase 3 de la RTS,S, entre otros.

Entender la protección inmunológica de la vacuna de la malaria

La ayuda concedida por el NIH del Gobierno Federal de los Estados Unidos se enmarca dentro del programa R01 y es una de las más prestigiosas a nivel mundial. Con una duración de cinco años (2012 – 2017) y una dotación económica de 2.996.225 $, el proyecto tiene como objetivo entender los mecanismos de protección inmunológica de la RTS,S para así poder desarrollar una segunda generación de vacunas con una efectividad más potente y duradera.

Identificar marcadores biológicos de protección

La propuesta seleccionada por el FP7, el principal instrumento de fomento a la I+D de la Unión Europea, es un proyecto de dos años (2013 – 2015) con una financiación de 2.803.651 €. A través de un enfoque de biología de sistemas, el proyecto busca identificar biomarcadores de protección que serán utilizados para evaluar la eficacia de la vacuna y que permitirían ahorrar tanto tiempo como recursos económicos en los ensayos clínicos.