Investigación, Eliminación de la malaria

Dr. Paaijmans: Los últimos años han resurgido enfermedades transmitidas por vectores en Europa

El Dr. Krijn Paaijmans se ha incorporado al CRESIB para iniciar una línea de investigación en ecología de enfermedades transmitidas por vectores.

10.01.2013

El Dr. Paaijmans Krijn ganó una de las dos plazas de líderes emergentes convocadas por ISGlobal y se ha incorporado recientemente al CRESIB, el centro de investigación de ISGlobal, en calidad de Assistant Research Professor.

El Dr. Paaijmans es licenciado en Biología (2002, Wageningen University) y realizó sus estudios de doctorado en Entomología Médica (2008) en el Laboratorio de Entomología y  Departamento de Meteorología y Calidad del Aire de la Universidad de Wageningen. Ha trabajado en su postdoctorado en el Departamento de Entomología y en el Centro de Dinámica de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pennsylvania. En el CRESIB, Krijn iniciará una nueva línea de investigación en ecología de enfermedades transmitidas por vectores.

 

El cambio climático es uno de los grandes problemas globales de nuestro tiempo. ¿Qué significa para las enfermedades transmitidas por vectores?

Los artrópodos vectores y sus huéspedes (como los mosquitos que transmiten la malaria y el dengue, las pulgas que transmiten la peste y las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme) son pequeños organismos ectotérmicos. Esto significa que la temperatura de su entorno directo influye en su comportamiento, fisiología y desarrollo. A pesar de que se espera que la dinámica y la distribución de las enfermedades transmitidas por vectores sean muy sensibles al cambio climático, la naturaleza y el alcance de su respuesta sigue siendo muy controvertida. Este es el resultado de una mala comprensión de la relación mecanicista entre las variables ambientales y el riesgo de enfermedad. Pero, además, hay otros conductores intrínsecos y extrínsecos de la enfermedad (como la lluvia, la socio-economía, la resistencia a los insecticidas y a los fármacos, las estrategias de intervención, etc.). La interacción de estos factores intrínsecos y extrínsecos es, en última instancia, lo que determina el riesgo de enfermedad. Así que no hay una respuesta correcta a esta pregunta. Depende de donde estés en nuestro planeta.

 

La idea de que el cambio climático traerá al sur de Europa enfermedades transmitidas por vectores que hoy día están confinadas a climas tropicales, como la malaria, es controvertida. ¿Qué hay de cierto?

Durante los últimos años se ha visto un resurgimiento de enfermedades transmitidas por vectores en el sur de Europa. Por dar algunos ejemplos: se han reportado casos autóctonos de malaria en Grecia (2009) y España (2010), de Chikungunya en Italia (2007) y de dengue en Portugal (2012). En qué medida el cambio climático juega un papel aquí, es difícil de decir. Hay que tener en cuenta que los vectores de mosquitos susceptibles y competentes, o bien han estado siempre presentes o se han establecido recientemente con éxito en Europa (por ejemplo, el "famoso" mosquito tigre, un mosquito que es una gran molestia, pero también un vector potencial del West Nile, Chikungunya y del dengue).

¿Cómo puede afectar el cambio climático a las epidemias? Los veranos más cálidos pueden resultar en un crecimiento más rápido de la población de mosquitos y de desarrollo del patógeno, una mayor frecuencia de las picaduras (lo que aumenta el potencial de transmisión), etc. Períodos largos de temperaturas "adecuadas" pueden conducir a más generaciones de mosquitos por año, e inviernos más suaves favorecerán la supervivencia del mosquito. Todo ello podría aumentar la probabilidad de que un mosquito se infecte de una enfermedad de un caso importado y, posteriormente, la transmita a otra persona.

 

¿Cómo se relaciona tu línea de investigación con estos temas?

Antes de que podamos empezar a predecir el impacto de los climas futuros hay una necesidad de centrarse en el presente y conseguir un mayor control sobre la biología básica y ecología de los vectores y patógenos. El principal objetivo de mi investigación es cuantificar cómo las condiciones climáticas influyen en la transmisión de enfermedades. Combino el trabajo empírico (los experimentos de laboratorio con los mosquitos y la malaria) con el trabajo teórico, centrándome por tanto en parámetros ambientales ignorados pero ecológicamente relevantes. La transmisión de malaria basada en la temperatura se incorpora generalmente en modelos epidemiológicos utilizando las temperaturas medias mensuales, derivadas de estaciones meteorológicas locales. Mi investigación muestra que la fluctuación de la temperatura diaria puede alterar sustancialmente la infección parasitaria, la tasa de desarrollo del parásito y los elementos esenciales de la biología de los mosquitos y, por tanto, también los límites de transmisión y la intensidad de la malaria. Además, las estimaciones estándar de temperatura ambiental derivadas de las estaciones meteorológicas locales no proporcionan necesariamente medidas realistas de las temperaturas dentro de los entornos reales de transmisión. Estos y otros estudios muestran, una y otra vez, que se debe dirigir un mayor esfuerzo a determinar el clima que experimentan los mosquitos y los parásitos en los entornos de transmisión local. Espero que mi investigación mejorará la precisión de los actuales modelos epidemiológicos.

 

En la actualidad, la erradicación de la malaria está fuera de nuestro alcance pero ha vuelto a la agenda global de la salud como un objetivo a largo plazo. ¿Cómo crees que tu investigación puede contribuir a este objetivo?

Gracias a una mejor comprensión de la biología y ecología de los mosquitos y los parásitos espero obtener nuevos conocimientos sobre los factores que contribuyen a la dinámica y la distribución actual de la enfermedad, y cómo éstos pueden cambiar en el futuro. Aunque muchos científicos sostienen que la influencia del clima es despreciable, no se puede negar que el clima afecta a la biología básica de los mosquitos y los parásitos. Si se trata o no de un conductor principal de riesgo de enfermedad depende de otros factores, como he señalado anteriormente. El clima será un factor principal en las zonas pobres, donde no existen buenas infraestructuras de salud ni intervenciones apropiadas. Pero el clima también puede empezar a jugar un papel más importante en las zonas donde el control de la malaria es actualmente satisfactorio. Desafortunadamente, los mosquitos se están volviendo resistentes a los insecticidas utilizados en las redes mosquiteras y los aerosoles, y los parásitos de la malaria se están volviendo resistentes a los fármacos de primera línea. Esto, combinado con los interrogantes sobre el compromiso de los donantes a largo plazo para financiar programas de control, hace que la cuantificación precisa del riesgo de enfermedad sea una necesidad.  

 

Por último, ¿qué te motivó a solicitar un puesto en el Instituto de Salud Global de Barcelona? ¿Qué crees que puedes aportar a este centro y viceversa?

Cuando vi el puesto publicado, lo primero que hice fue visitar la web del centro de investigación de ISGlobal, el CRESIB. Tan pronto como vi la organización matriz, mostrando todos los "programas" de investigación y las "áreas", me di cuenta de que había muchas oportunidades para la colaboración de un entomólogo como yo. En ISGlobal espero seguir con mi investigación actual y también poder trasladarla a otras áreas (como por ejemplo a enfermedades tropicales desatendidas como la enfermedad de Chagas), e iniciar nuevos estudios (contribuir a las actuales rutas de intervención contra la malaria mediante la monitorización de la prevalencia de parásitos en las poblaciones locales de mosquitos). Además, las colaboraciones entre el CRESIB y colaboradores estratégicos de investigación en el extranjero abren posibilidades para poner a prueba si los resultados de laboratorio se pueden trasladar a situaciones en el terreno. Y por último, la creación de una colonia de mosquitos de malaria ocupa un lugar destacado en mi lista de deseos. Además de permitirme llevar a cabo  diversos experimentos de infección y transmisión de malaria, creo que este tipo de instalaciones de mosquitos pueden beneficiar otros proyectos del instituto y abrirá nuevas vías de investigación. En resumen, suficientes ideas, posibilidades y oportunidades para mantenerme entretenido y entusiasmado durante muchos años.