Investigación

Casi 400 millones de personas en el mundo podrían estar infectadas por el parásito intestinal 'Strongyloides stercoralis'

Las nuevas estimaciones podrán guiar campañas para el control de esta y otras helmintiasis transmitidas por el suelo

23.04.2020
Larva de Strongyloides stercoralis

El número de personas infectadas por el parásito intestinal Strongyloides stercoralis puede ser hasta cuatro veces mayor que las estimaciones actuales, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”. El estudio muestra que hay una correlación entre la prevalencia de Strongyloides y la de otra lombriz intestinal (anquilostoma). Estas nuevas estimaciones ayudarán a prever la demanda global de ivermectina, un fármaco cada vez más usado en el tratamiento de enfermedades tropicales desatendidas.

Las lombrices intestinales representan un gran problema de salud pública, por lo que la OMS hizo en 2001 un llamamiento para su control. Por el momento, la lista de helmintos transmitidos por el suelo que son objeto de campañas masivas de control incluye a Ascaris lumbricoides, Trichuris trichiura, y los anquilostomas Necator americanus y Ancylostoma duodenale. Más recientemente, el control efectivo de Strongyloides en niños y niñas en edad escolar se incluyó como meta para 2030.

Para lograr dicha meta, será necesario tener una mejor estimación de la prevalencia y distribución geográfica de la infección por Strongyloides y adaptar en consecuencia la producción de ivermectina, el fármaco que se usa para combatirla. “El problema es que la información sobre prevalencia y morbilidad de estrongiloidiasis es muy limitada, y esto se debe a lo difícil que es diagnosticar la infección”, explica Alejandro Krolewiecki, coordinador del estudio. “Las estimaciones actuales de treinta a cien millones de personas infectadas se basan en informes que carecen de evidencia científica,” añade.

En este estudio, el equipo investigador se basó en la observación de que anquilostoma y Strongyloides comparten características biológicas y epidemiológicas como la ruta de infección, factores de riesgo y edad de población afectada, así como una distribución geográfica similar. Las y los autores realizaron una revisión sistemática de literatura para determinar un coeficiente de asociación entre ambas infecciones. El análisis incluyó 119 artículos publicados en los últimos vint años, que calculaban prevalencia para estas infecciones, ya sea en población escolar o en la comunidad. En total, incluían a casi 100.000 individuos de cinco regiones geográficas distintas.

Usando los coeficientes de correlación obtenidos en el estudio, el equipo estima que hay alrededor de 386 millones de personas infectadas por S. stercoralis en el mundo, de los cuales 22 millones serían niños y niñas en edad escolar. La asociación observada entre ambas infecciones podría deberse a que la falta de instalaciones sanitarias adecuadas es un factor de riesgo para ambas.

“Estos resultados indican que podemos usar la prevalencia de anquilostoma como indicador para estimar la carga global de infecciones por S. stercoralis", comenta Helena Martí, investigadora de ISGlobal que participa, junto con Krolewiecki, en un proyecto liderado por ISGlobal para estudiar la eficacia de una combinación de ivermectina y albendazol para el tratamiento y control de helmintos transmitidos por el suelo, incluyendo Strongyloides.

Referencia

Pedro E. Fleitas, Marina Travacio, Helena Martí-Soler, M. Eugenia Socías, Walter R. Lopez, Alejandro J. Krolewiecki. The Strongyloides stercoralis-hookworms association as a path to the estimation of the global burden of strongyloidiasis: A systematic review. PLoS Negl Trop Dis. 2020. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0008184