La humanidad se acerca a la erradicación de otras tres enfermedades

La humanidad se acerca a la erradicación de otras tres enfermedades

26.11.2014
image alt

Hasta la fecha, sólo se ha erradicado una enfermedad infecciosa de la faz de la tierra, la viruela. El último caso fue el de Ali Maow Maalin, un somalí de 23 años curado en 1977. Campañas enormes de vacunación libraron al mundo de una enfermedad que alguna vez mató al 35% de sus víctimas, y dejó a otras personas ciegas o con cicatrices. La erradicación de la viruela dio esperanzas para que se lograra lo mismo con otras enfermedades como la poliomielitis, la dracunculiasis, o el pian.

El objetivo de la OMS es erradicar la polio en 2018 y conseguir lo mismo en 2020 con el pianEn 2013, sólo se registraron en todo el mundo 416 casos de poliomielitis, un virus que causa parálisis de una o más extremidades o en los casos más graves afecta a los músculos de la respiración. Dos años antes fueron 650. Y en la década de 1990 había más de 350.000 casos cada año. El avance es brutal, pero 3 países encuentran dificultades para acabar con la enfermedad. Algunas áreas de Pakistan y Afghanistan son inaccesibles a los equipos de vacunación debido a conflictos políticos y rumores acerca de los efectos adversos comprometen la aceptación de la vacunación en Nigeria. Hasta que la transmisión del virus se interrumpa en estos tres países, otros países siguen en riesgo de la importación de nuevos casos, como ha sucedido en Somalia en los últimos dos años.

El objetivo de la OMS es erradicar la polio en 2018 y conseguir lo mismo en 2020 con el pian, una enfermedad bacteriana prima de la sífilis que anuncia su presencia con úlceras dolorosas y que puede propagarse a los huesos y provocar inflamación y deformaciones. Un equipo de investigadores de ISGlobal hemos trabajado para poner a punto las armas definitivas para hacer desaparecer la enfermedad de una vez por todas: una pastilla de antibiótico capaz de curarla por completo, y una prueba diagnóstica que confirma la presencia de la infección con una sola gota de sangre.

También se están haciendo esfuerzos para erradicar la dracunculiasis, producida por el gusano de Guinea, un bicho similar a un hilo de coser de un metro de longitud. Habitantes de algunas aldeas remotas todavía contraen el gusano al beber agua contaminada; un simple filtrado del agua evita la enfermedad. La polio, el pian y la dracunculiasis se podrían unir así a la viruela.

Con la eliminación se consigue que no existan casos de una enfermedad en una zona. La erradicación es la interrupción de transmisión en todo el mundo La erradicación supone un paso más que la eliminación. Con la eliminación se consigue que no existan casos de una enfermedad en una zona. La erradicación es la interrupción de transmisión en todo el mundo. Varios principios fundamentales son inherentes a un programa de erradicación: la necesidad de intervenir en todos los lugares donde existe la enfermedad, sin importar lo remotos o inaccesibles que estos sean y la necesidad de perseguir el objetivo hasta curar a la última persona enferma en el planeta.

Gracias a la multiplicación de los recursos y a nuevas herramientas médicas, en los próximos años se abren posibilidades para alcanzar la erradicación de otras enfermedades que siguen siendo graves problemas de salud en zonas muy amplias del mundo, como la malaria, el siguiente gran reto en el campo de la salud global.