Studying Population Exposure to Radiofrequency Energy Emitted by Mobile Communications Devices

Así estudiamos la exposición de la población a las radiofrecuencias de la tecnología móvil

23.12.2016

Queremos establecer cuál es la distribución de las radiofrecuencias de la tecnología móvil sobre el cuerpo humano y en qué medida puede afectar a la salud

En los últimos años, estamos viendo como la comunicación móvil está evolucionando de una forma muy rápida. Hace 20 años, esta tecnología se limitaba a un solo tipo de dispositivo -los teléfonos móviles- a los que se les daba un solo uso: los usuarios los utilizaban casi exclusivamente para llamadas de voz colocándolo pegado al oído. En la actualidad, existen muchos tipos de dispositivos (smartphones, tabletas, ordenadores portátiles, relojes inteligentes, etc.), a los que se les puede dar infinidad de usos: navegar por internet, enviar mensajes, ver videos en streaming, realizar video llamadas, etc. Lo que ha ido acompañado de la aparición de nuevos tipos de redes (2G, 3G, 4G, WiFi, LTE) y configuraciones.

Para poder evaluar la exposición a radiofrecuencias es muy importante conocer cómo, cuánto y dónde se utilizan las tecnologías de comunicación móvil

El uso de esta tecnología va asociado a la emisión de radiofrecuencias (RF) y las diferentes maneras de utilizarlas a diferentes distribuciones de la exposición. En el Programa de Radiación de ISGlobal, tenemos como objetivo caracterizar y evaluar la exposición de la población general a estas radiofrecuencias. Queremos establecer cuál es la distribución sobre el cuerpo humano y en qué medida puede afectar a la salud. Son dispositivos que utilizamos de forma continua y muy cerca de nuestro cuerpo.

Como parte del proyecto europeo CREST (Caracterización de la exposición a radiofrecuencias inducidas por el uso de las nuevas tecnologías y sistemas de comunicación móviles) financiado por la agencia francesa ANSES (Agence nationale de sécurité sanitaire de l’alimentation, de l’environnement et du travail), hemos puesto en marcha la última fase del estudio que consiste en el envío de cartas a una muestra aleatoria de la población, en las que invitamos a los ciudadanos a participar contestando una encuesta on line (máximo 20 minutos) sobre el uso medio que hacen de las tecnologías.

Para poder evaluar la exposición a RF derivadas del uso de las tecnologías es muy importante conocer cómo, cuánto y dónde se utilizan las tecnologías de comunicación móvil.

1. El cómo: Analizamos en qué posición se usan los dispositivos con respecto al cuerpo ya que la exposición recibida cambia mucho según la distancia que hay entre nosotros y la tecnología. Por ejemplo, la exposición al usar el teléfono pegado a la oreja para hacer una llamada es diferente a la que se origina viendo una película en una tableta apoyada en una superficie a una distancia del cuerpo de más de 50 cm.

Si viajamos en transporte público, el dispositivo está constantemente buscando una señal a la que conectarse, lo que provoca una mayor emisión y por lo tanto una mayor exposición

2. El cuánto: También queremos conocer durante cuánto tiempo se utilizan. No es lo mismo usar un solo dispositivo durante cinco minutos al día, que usar tres dispositivos diferentes durante ocho horas simultáneamente.

3. El dónde: Por último, queremos saber dónde se usan. La exposición aumenta si usamos un dispositivo estando en movimiento. Por ejemplo, si viajamos en transporte público, el dispositivo está constantemente buscando una señal a la que conectarse, lo que provoca una mayor emisión y por lo tanto una mayor exposición.

Una vez recogidos los datos, y junto con los análisis de las redes y los dispositivos que han realizado el equipo de ingenieros del proyecto, se desarrollarán matrices de exposición que nos ayudarán a establecer los niveles de exposición, en los estudios actuales y lo que es más importante, en los futuros.

¡Participa en el estudio! Encontrarás toda la información en la web radiation.isglobal.org\crest