Com ha afectat la crisi de la COVID-19 a la salut mental i l'activitat física? Participa al projecte ACTIVID

¿Cómo ha afectado la crisis de la COVID-19 a la salud mental y actividad física? Participa en el Proyecto ACTIVID

07.7.2020
post activid 1.jpg

[Autoría: Guillem Vich y Mònica Ubalde, miembros de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal]

 

En respuesta a la pandemia de la COVID-19, el gobierno español declaró el estado de alarma el 14 de marzo e implementó una serie de medidas drásticas, no terapéuticas, para “aplanar la curva” y desacelerar la tasa de infección de la COVID-19.

Si bien estas medidas drásticas parecen haber disminuido la tasa de infección de la COVID-19, el impacto de estas intervenciones en otros ámbitos de la salud aún no se ha determinado, particularmente entre las personas más vulnerables. Se sabe que las cuarentenas tienen impactos físicos, psicosociales y económicos negativos en las poblaciones que pueden afectar la morbilidad y la mortalidad. En el Reino unido, por ejemplo, se empezaron a registrar cambios en la salud mental en la ciudadanía comparando antes y después del pico de la COVID-19, y altas tasas de ansiedad (36%) y síntomas depresivos (39%), justo después del anuncio del confinamiento.

Si bien las medidas del Gobierno español parecen haber disminuido la tasa de infección de la COVID-19, el impacto de estas intervenciones en otros ámbitos de la salud aún no se ha determinado, particularmente entre las personas más vulnerables

Algunos datos apuntan hacia un aumento de la percepción de soledad y desconexión social, y se ha podido comprobar con anterioridad que en contextos de crisis sanitarias, los niveles de ansiedad entre la población afectada puede aumentar ante la sensación general de incertidumbre, vulnerabilidad y de riesgo. También se ha visto que en situaciones de desastres ambientales que han llevado a medidas de confinamiento y protección en el hogar, como el accidente de Fukushima en 2011, se han asociado también con mayores niveles de afecciones crónicas, como patologías cardiovasculares y diabetes.

Se prevé que el distanciamiento físico y social, combinado con el confinamiento estricto en el hogar y la movilidad restringida, haya afectado muy probablemente los comportamientos relacionados con la salud de las personas, como la realización de actividad física regular, los patrones de sueño o el consumo de alcohol y tabaco.

Los niveles de actividad física en los centros de las áreas urbanas pueden haber sido particularmente bajos dado que las viviendas, normalmente más pequeñas en comparación con las áreas rurales, sin acceso privado al aire libre en muchos casos a través de un jardín, terraza o balcón, limitan las oportunidades para realizar actividades físicas en el hogar o tener acceso a un paisaje natural. Está ampliamente demostrado que la actividad física, especialmente en el exterior, y el acceso a la naturaleza brindan múltiples beneficios para la salud mental y física, que son especialmente importantes para las poblaciones de mayor riesgo. Además, el ejercicio realizado al aire libre muestra mayores beneficios en comparación con el hecho en el interior. Sin embargo, mientras que la actividad física puede afectar positivamente en la salud, su reducción o desaparición afecta negativamente el estado de ánimo general y el bienestar de las personas.

Se prevé que el distanciamiento físico y social, combinado con el confinamiento estricto en el hogar y la movilidad restringida, haya afectado la realización de actividad física regular, los patrones de sueño o el consumo de alcohol y tabaco

Por otro lado, al inicio de las estrictas medidas aplicadas en España durante el estado de alarma se observó una reducción drástica de los niveles de contaminación del aire en un 64%, de ruido, y de los de niveles de actividad física de hasta un 38%. Estos cambios han sido aún mayores en núcleos urbanos densamente poblados, registrándose por ejemplo en la ciudad de Barcelona una reducción de los niveles de contaminación del 70-80% y del 50% en los de ruido, principalmente debidos a la reducción de la movilidad y la actividad industrial. Existe un gran interés en el mundo científico y los gestores de salud pública en entender cómo los cambios en los niveles de contaminación o de ruido, las restricciones a la práctica de actividad física y demás medidas aplicadas durante el estado de alarma pueden haber afectado el estado de salud física y mental de las personas.

Ponemos en marcha el proyecto ACTIVID

Para hacer frente a estos retos para la salud, desde la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal estamos coordinando el proyecto ACTIVID, con el que pretendemos evaluar el impacto en las exposiciones ambientales ­–es decir, la contaminación del aire, el ruido o el contacto con espacios verdes­­–, los niveles de actividad física y la salud mental de las personas residentes en España en un contexto sin precedentes, como la crisis de la COVID-19. Este estudio ayudará a entender no solo cómo los cambios producidos por las medidas del estado de alarma han afectan la salud ambiental y los hábitos de actividad física, sino que permitirá entender cómo estos influyen en el estado de salud mental y el bienestar.

El proyecto ACTIVID pretende evaluar el impacto en las exposiciones ambientales ­–es decir, la contaminación del aire, el ruido o el contacto con espacios verdes­­–, los niveles de actividad física y la salud mental de las personas residentes en España en un contexto sin precedentes, como la crisis de la COVID-19

Dado que los recursos y el personal del sistema de salud público se han visto sobrecargados, ACTIVID servirá para cuantificar los impactos sobre la salud, los factores y comportamientos relacionados, causados por las medidas de control aplicadas durante el estado de alarma más allá de la COVID-19. A su vez, permitirá identificar los grupos de población con más riesgo de sufrir problemas de salud o analizar diferencias geográficas (por ejemplo, rural versus urbano), además de informar sobre el diseño de futuras intervenciones en salud. Se espera que los resultados de este estudio sean útiles para ayudar a los responsables en la toma de decisiones en crisis sanitarias, así como en el diseño, implementación y evaluación de políticas de salud pública basadas en evidencia científica, para prevenir y mitigar los impactos negativos psicosociales y en la salud de la ciudadanía en general.

ACTIVID es un estudio caracterizado por un innovador enfoque multi-metodológico que integra tanto fuentes de información tradicionales como otras más novedosas: recogeremos información a través de cuestionarios en línea, y la combinaremos con datos objetivos de salud y de comportamiento relativo a la actividad física con una alta resolución temporal que ofrecen los relojes inteligentes (en nuestro caso Garmin © y Suunto ©). La utilización de estos dispositivos en investigación científica está en aumento al proporcionar información biométrica que no ofrecen otros dispositivos como teléfonos inteligentes o acelerómetros.

¿Estás interesado/a? ¡Participa en el estudio ACTIVID!

  • Si tienes 18 años o más.
  • Puedes hablar y leer castellano.
  • Residías en España en el momento que empezó el estado de alarma.

Tu participación consistirá en:

  • Completar un cuestionario sobre tu historial de salud, exposición y síntomas de COVID-19, estado de ánimo y hábitos de actividad física.
  • Una vez al mes y durante seis meses, tienes la opción de rellenar también un cuestionario corto de seguimiento en línea.
  • En el caso de aquellas personas que tengáis un dispositivo portable Garmin, os preguntaremos si queréis compartir vuestros datos sobre actividad física. Esta información será almacenada en un servidor interno seguro de ISGlobal por una duración máxima de seis meses desde el comienzo del estudio. En cualquier momento se podrá solicitar retirar el consentimiento de acceso a estos datos.

Las personas participantes que hayan completado el estudio tendrán la oportunidad participar en el sorteo de una compensación económica de 50 euros. Un proceso aleatorio asignará la compensación económica a 40 participantes. Esperamos que el proyecto ACTIVID reclute alrededor de 2.000 participantes.

¡Participa aquí en el proyecto ACTIVID!