Investigación

El Consejo Europeo de Investigación concede una subvención a Oriol Mitjà

La beca otorgada al investigador de ISGlobal se destinará a buscar tratamientos alternativos para la sífilis

03.09.2019
Oriol Mitjà

Oriol Mitjà, investigador de ISGlobal, ha recibido una ayuda del Consejo Europeo de Investigación (European Research Council, ERC) para buscar tratamientos alternativos para la sífilis. La ‘subvención de inicio’ de la ERC se otorga a jóvenes investigadores prometedores para impulsar su carrera científica, y es un proceso altamente competitivo: de las más de 3.000 propuestas presentadas este año, solo 13% obtuvo financiación.

Mitjà cuenta ya con una trayectoria de peso en el ámbito de las enfermedades infecciosas. Como joven médico recién llegado a la isla de Lihir, en Papúa Nueva Guinea, Mitjà se interesó en el pian, una enfermedad tropical que causa úlceras cutáneas y deformaciones óseas en niños y niñas. Él y su equipo descubrieron que una sola dosis de azitromicina oral era eficaz para curar el pian, lo cual sirvió de base a la nueva estrategia de la OMS para erradicar la enfermedad. Sus investigaciones posteriores han aportado valiosa información que permitirá establecer la estrategia óptima para su erradicación.

El nuevo proyecto de Mitjà aborda una enfermedad causada por una bacteria muy parecida a la del pian, pero cuya prevalencia no está restringida a áreas remotas del planeta: la sífilis. En la última década, se ha observado un aumento global sin precedentes de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluida la sífilis. Solo en el 2017, se notificaron más de 1000 casos de sífilis en Barcelona. Si bien existe un tratamiento eficaz para la enfermedad (penicilina inyectada), “es necesario identificar antibióticos que sean igualmente eficaces, pero de administración más sencilla, a fin de reforzar la adherencia al tratamiento y reducir la tasa de contagio”, comenta Mitjà. “El nuevo tratamiento sería exportable a cualquier contexto afectado por el incremento de la enfermedad, por lo que tendría un impacto a nivel global”, subraya el investigador. El proyecto de cinco años se realizará en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol.