Rural India: A Challenging Setting for Air Pollution Epidemiology Studies

La India rural: un reto para estudios epidemiológicos sobre contaminación atmosférica

28.3.2018

Casi la mitad de la población mundial [...] continúa dependiendo de combustibles ineficientesLa mayoría de gente que vive en áreas urbanas de países de ingresos altos relaciona la contaminación atmosférica con el tráfico rodado y, tal vez, las fábricas. Sin embargo, la falta de acceso a energías limpias para un uso doméstico también contribuye a la contaminación del aire de forma considerable. Casi la mitad de la población mundial (3 billones de personas aproximadamente) continúa dependiendo de combustibles ineficientes para cocinar, iluminar y calentar sus casas.

Cacerola al fuego en una cocina de leña, en una casa de la IndiaFoto: Lídia González

En estos hogares, una tarea tan cotidiana como cocinar con combustibles como la leña, el carbón, residuos agrícolas y estiércoles de vaca se convierte en una fuente de alta exposición a partículas contaminantes, sobre todo para las mujeres, que son las cocineras principales. Estas partículas no se quedan dentro de casa, sino que viajan más allá de las paredes y, así, la contaminación del hogar se convierte en una fuente principal de emisión de contaminantes al aire exterior, como también lo son las industrias locales y el tráfico.

El proyecto CHAI (Efectos de la Contaminación atmosférica para la Salud Cardiovascular en Andhra Pradesh, India) surgió para cuantificar las exposiciones al aire exterior y al aire interior de manera integrada, en una área rural del sur del India, y así poder vincular dichas exposiciones a marcadores de enfermedades cardiovasculares.

Pero medir de manera precisa la exposición a la contaminación atmosférica en la India rural es todo un reto. Los ambientes son muy polvorientos, el acceso a la electricidad es limitado, y las altas temperaturas y la humedad hacen que tomar medidas sea complicado. Por ejemplo, las altas temperaturas a las que se llega en verano (más de 40 grados centígrados) La falta de acceso a energías limpias para un uso doméstico también contribuye a la contaminación del aireno solo debilitan a los trabajadores de campo y a los participantes del estudio, sino también a los equipos de muestreo. Durante una semana particularmente calurosa, tuvimos que pintar de blanco las cajas negras que protegen los equipos de medida para que no absorbieran tanto calor y continuaran funcionando.

La contaminación del hogar se convierte en una fuente principal de emisión de contaminantes al aire exteriorLa mayoría de estudios de salud se centran en los efectos de la exposición a la contaminación del aire en el hogar a lo largo de varios años o toda una vida, aunque actualmente es casi imposible medirlo. Sin embargo, el crecimiento de monitores de calidad del aire de bajo coste con baterías de larga duración ofrece ahora la posibilidad de medir la contaminación del aire en entornos rurales durante varias semanas o meses, sin una supervisión intensiva.

Como doctoranda, he probado dos monitores de bajo coste –de menos de 500 euros– capaces de medir partículas finas y monóxido de carbono. Los colocamos durante una semana en los hogares que participan en el proyecto CHAI. En este entorno real, en comparación con un laboratorio, los monitores fueron muy sensibles a los cambios ambientales y fallaron a menudo. A la luz de nuestros resultados, publicados recientemente en la revista Environmental Research, concluimos que los monitores de bajo coste que probamosLas mujeres se pasan una media de 13 horas al día en casa [...] en comparación a las 9 horas que pasan los hombres todavía no están preparados para medir exposiciones crónicas en estudios epidemiológicos realizados en entornos rurales parecidos. Aun así, la tecnología avanza rápidamente y se espera que, en un futuro, los monitores de bajo coste nos ayuden a realizar una monitorización a largo plazo y sin una supervisión frecuente.

Foto: Ariadna Curto

En uno de los primeros estudios de CHAI, la estudiante postdoctoral Margaux Sánchez analizó los patrones de movilidad de los participantes del estudio. Vimos como las mujeres se pasan una media de 13 horas al día en casa o a 50 metros alrededor, en comparación a las solo 9 horas que pasan los hombres. Actualmente, estudio si estas diferencias de género en los patrones de movilidad también se reflejan en la asociación entre los niveles de contaminación del aire exterior de las casas y la presión arterial. El proyecto CHAI evidencia la necesidad de reducir la exposición a la contaminación atmosférica en múltiples nivelesEsta asociación podría implicar una gran carga de hipertensión dada la alta exposición que existe en la India.

El proyecto CHAI evidencia la necesidad de reducir la exposición a la contaminación atmosférica en múltiples niveles, incluida la contaminación del aire exterior, la contaminación del aire en hogares debida a la combustión de biomasa y las exposiciones en entornos laborales. Estas cuestiones tienen relación con varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, incluyendo la reducción de enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica (objetivo 3) y el acceso universal a energía asequible, limpia y sostenible (objetivo 7).