Exposure During Pregnancy to Glyphosate, the World’s Most Widely Used Herbicide, and the Risk of Preterm Birth

La exposición durante el embarazo al glifosato, el herbicida más utilizado a nivel mundial, y el riesgo de parto prematuro

19.5.2021
agricultura campo copia.jpg
Foto: Johny Goerend / Unsplash.

El glifosato es el herbicida más utilizado en todo el mundo y varios estudios han asociado su uso con más riesgo de cáncer. Ahora, una nueva investigación relaciona la exposición durante el embarazo a este herbicida con más riesgo de parto prematuro, es decir, que el bebé nazca antes de las 37 semanas de embarazo. El parto prematuro supone un riesgo de salud muy importante porque puede estar asociado con efectos tanto a corto como largo plazo en la salud del niño o niña.

Aunque se han impuesto restricciones para el uso del glifosato en algunos países de la Unión Europea, el mercado mundial de glifosato está aumentando a una tasa de crecimiento anual del 6,3% entre 2016 y 2022, estimando que alcance los 9.910 millones de dólares en 2022. Una gran parte de su uso está dedicado a cultivos resistentes a herbicidas genéticamente modificados que ahora representan alrededor del 56% del uso mundial de glifosato.

El glifosato es el herbicida más utilizado en todo el mundo y varios estudios han asociado su uso con más riesgo de cáncer. Ahora, un nueva investigación relaciona la exposición durante el embarazo a este herbicida con más riesgo de parto prematuro.

La nueva investigación concluye que hay una relación entre la exposición prenatal al glifosato en Puerto Rico y la consecuente degradación ambiental (ácido aminometilfosfónico, AMPA) alrededor de la semana 28 de embarazo, con 30%-70% más de riesgo de parto prematuro. Esto no es trivial. Antes de esta semana 28, no se halló asociación con un mayor riesgo de parto prematuro.

Los autores evaluaron el parto prematuro por dos razones. En primer lugar, la evidencia experimental y los estudios en animales indican que este es un impacto en la salud adverso que podía estar relacionado con la exposición al glifosato. En segundo lugar, el parto prematuro es un problema de salud pública importante pero poco entendido que puede tener impactos negativos para la salud.

Las concentraciones de glifosato en orina fueron ligeramente más bajas en esta población estudiada, en comparación con las de otras investigaciones que analizaron la exposición a este herbicida entre la población general. Pero, incluso con concentraciones relativamente bajas, se halló un riesgo.

 

Se trata de un estudio interesante porque es prospectivo (un estudio diseñado para evaluar riesgos) y han utilizado una medida válida para examinar la exposición al glifosato: los niveles en la orina de la madre. Sin embargo, es relativamente pequeño; en total se incluyeron alrededor de 250 nacimientos en el análisis.

Un mensaje importante que nos deja este estudio es que, a pesar de que se trata del herbicida más comúnmente utilizado a nivel mundial, el estudio epidemiológico más concluyente sobre un riesgo de salud tan importante como son los nacimientos prematuros, está basado en una población de solo 250 personas.

A pesar de que se trata del herbicida más comúnmente utilizado a nivel mundial, el estudio epidemiológico más concluyente sobre un riesgo de salud tan importante como son los nacimientos prematuros, está basado en una población de solo 250 personas

La investigación sobre el efecto potencial sobre la salud del herbicida glifosato (Roundup® es su formulación comercial más conocida) ha sido especialmente complicada. Los aspectos regulatorios y legales específicos del glifosato han sido un impedimento severo para la investigación temprana y posterior a la comercialización y el control de la exposición a este herbicida.

La polémica que supuso la designación por parte de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) del glifosato como probable carcinógeno humano fue principalmente (aunque no únicamente) orquestada por intereses empresariales. La controversia también se generó por la falta de evidencia científica de grandes estudios prospectivos sobre la exposición a herbicidas en agricultores y aplicadores profesionales, así como en el público en general.

Se necesitan estudios de cohortes epidemiológicos diversificados y amplios, particularmente en países de ingresos medios, con la infraestructura para desarrollar estas investigaciones, y donde es probable que las exposiciones sean más elevadas que en los países de ingresos altos.

Se necesitan estudios de cohortes epidemiológicos diversificados y amplios, particularmente en países de ingresos medios, y donde es probable que las exposiciones sean más elevadas que en los países de ingresos altos

Incluso si finalmente se lanzaran iniciativas de investigación importantes, solo cubrirían una parte del problema relacionado con los efectos de los herbicidas. El uso extensivo en todo el mundo constituye un problema para el planeta, por la contaminación química y la degradación de los ecosistemas. En el caso del glifosato, su uso generalizado ha provocado la presencia de residuos en el polvo doméstico, el suelo, el agua y los alimentos, según la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU.

Además de los estudios epidemiológicos de cohortes clásicos, ahora también necesitamos investigación y acción transdisciplinarias que apliquen enfoques de salud planetaria para hallar y eventualmente prevenir los efectos más amplios de los pesticidas en la salud.

Más información