Investigación

Vacunas COVID: ¿Necesitamos una dosis de refuerzo en este momento?

Tras revisar la evidencia científica disponible, el GCMSC concluye que por el momento no hay evidencia de que la población general necesite una dosis de refuerzo

16.09.2021
vacuna, covid, tercera dosis
Foto: Foto de Mufid Majnun en Unsplash

A raíz de la ola de casos ocasionada por la variante delta del SARS-CoV-2, diferentes países de renta alta se han planteado la posibilidad de ofrecer dosis de refuerzo a la población ya vacunada con pauta completa. Tras un análisis de la evidencia científica disponible a día de hoy, el Grupo Colaborativo Multidisciplinar para el Seguimiento Científico de la COVID-19 (GCMSC), ha concluido que, en la población general, no hay evidencia de que se necesite una dosis de refuerzo en este momento.

“Desde el punto de vista inmunológico, todos los estudios hasta la fecha indican que las vacunas COVID-19 actualmente aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento inducen una memoria inmunológica de larga duración. Si bien la protección frente a la infección por la variante delta ha decaído, las vacunas conservan una alta efectividad contra la enfermedad grave y la muerte,” subraya Julià Blanco, investigador de IrsiCaixa/IGTP y autor principal del documento del grupo de personas expertas. Sin embargo, resalta el GCMSC, hay algunas excepciones.

Las personas inmunosuprimidas necesitan una dosis adicional

Hay evidencia sólida a favor de una dosis adicional en algunos grupos de pacientes inmunosuprimidos, necesaria para alcanzar niveles de inmunidad similares a los observados en la población general. Por lo tanto, en este caso la “tercera” dosis debe considerarse como parte de la pauta de vacunación, como ya se hace con otras vacunas, y no como una dosis de refuerzo. España, como varios otros países, ha comenzado ya a administrar terceras dosis de ARNm en esta población específica (pacientes con trasplantes de órganos sólidos, neoplasias tratadas, pacientes en hemodiálisis, e individuos con infección avanzada por VIH). En Cataluña, este colectivo representa alrededor del 0,5% de la población (aproximadamente unas 40.000 personas)

Algunos colectivos podrían necesitar una dosis de refuerzo en un futuro cercano

Las personas mayores (sobre todo aquellas por encima de los 80 años y aquellas que no pasaron la enfermedad) desarrollan una respuesta inmune menor tras la vacunación, y algunos datos recientes sugieren que el riesgo de infección o de COVID grave en personas vacunadas es mayor en personas ancianas y consideradas como “frágiles”. Por lo tanto, es probable que esta población requiera una dosis de refuerzo que podría ofrecerse, por ejemplo, durante la campaña de vacunación contra la gripe el próximo invierno. Es necesario acumular más datos para establecer criterios claros de edad o fragilidad.

Otros grupos específicos pueden requerir un seguimiento concreto debido a su mayor exposición al virus. Es el caso del personal sanitario, por ejemplo, con algunos estudios que muestran un aumento en la incidencia de infecciones en este colectivo. Sin embargo, estas infecciones son leves en su mayoría, y aún no se sabe qué tanto se debe a una posible pérdida de eficacia vacunal y qué tanto a una mayor circulación de la variante delta en la comunidad y a la relajación de medidas no farmacéuticas.

“En todo caso, será necesario establecer los mecanismos necesarios para vigilar de cerca los fallos vacunales en diferentes colectivos especialmente susceptibles y también en la población en general,” comenta Silvia de Sanjosé, presidenta del GCMSC. Esos datos serán muy útiles para decidir si, y cuándo, se necesitará una dosis de refuerzo.

Referencia

Comunicado sobre la tercera dosis de las vacunas COVID-19 (16/09/2021)