Global Health Challenges in the 21st Century

Siglo XXI: Los retos de la salud global

09.4.2019
image alt

[Esta entrevista fue publicada originalmente en el blog de Caixa Ciencia, con motivo del Día Mundial de la Salud]

 

Antoni Plasència es el director general del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro de investigación de referencia internacional impulsado por ”la Caixa”. Plasència es también médico consultor del Departamento de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona y profesor visitante de la Universidad de Barcelona. En ISGlobal, dirige un equipo de 385 personas decididas a mejorar la salud global y a promover la equidad en salud a través de la investigación y la traslación y aplicación del conocimiento, ámbitos con los que ”la Caixa” está firmemente comprometida. Con motivo del Día Mundial de la Salud, hablamos con él sobre los principales retos de la salud y sobre el papel que juega la investigación para hacerles frente.

 

¿Cuáles son los retos más urgentes a los que se enfrenta la salud global en el siglo XXI?

Hay un conjunto de retos a los que hay que responder de manera simultánea, yo no establecería una prioridad. Los primeros son aquellos dirigidos a luchar contra la mortalidad prematura, aquellos problemas de salud que siguen afectando a la esperanza de vida de los niños. Ahí estamos hablando sobre todo de enfermedades infecciosas: de malaria, tuberculosis, infecciones respiratorias y diarreicas, pero también de malnutrición. Si no resolvemos estos problemas, no podremos asegurar la equidad, porque seguirá habiendo una parte muy importante del mundo que al nacer ya tiene un código postal, por llamarlo de alguna manera, mucho más determinante para su futuro que su código genético.

Antoni Plasència dirige un equipo de 385 personas decididas a mejorar la salud global y a promover la equidad en salud a través de la investigación y la traslación y aplicación del conocimiento

Según la OMS, en el año 2020 habrá más personas mayores de 60 años que niños menores de 5… ¿Qué hay de la salud en las personas adultas?

Aquí el reto es la emergencia de las enfermedades crónicas: debemos asegurar la salud en las poblaciones de mediana edad, limitar el impacto del cáncer, de las enfermedades cardiovasculares, los problemas de salud mental, etc.

Se calcula que el cambio climático causará 250.000 muertes adicionales al año entre los años 2030 y 2050. ¿Tienen los problemas ambientales algún impacto sobre nuestra salud?

Nuestra salud está estrechamente vinculada a los recursos naturales: el acceso al agua, el cambio climático, las temperaturas que permitan nuestro funcionamiento normal… Un reto crucial es el de la contaminación, la relación entre el abuso de los recursos naturales y nuestra salud.

"Debemos asegurar que esta ciencia se traslada a la acción, que se implantan las soluciones para contribuir a la transformación y a la mejora de la vida de las personas"

¿Algún otro reto a destacar?

No podemos olvidar el de las epidemias y las pandemias, es decir, aquellos fenómenos de salud que, por su rapidez e impacto, pueden ser muy disruptivos a corto plazo y a escala global. Y cuando digo disruptivos no me refiero únicamente al ámbito de la salud, sino también en términos de economía, geopolítica, seguridad, etc.

¿Qué papel juega la comunidad científica a la hora de afrontar estos retos?

La investigación está al servicio de la salud, tanto para conocer los problemas como para encontrar las soluciones. Pero no es suficiente, aunque es significativo e importante, generar nuevo conocimiento a partir de la ciencia: debemos asegurar que esta ciencia se traslada a la acción, que se implantan las soluciones para contribuir a la transformación y a la mejora de la vida de las personas. Sin ciencia, difícilmente podremos encontrar innovaciones que marquen la diferencia con las generaciones futuras.

¿Cuál es el objetivo de ISGlobal?

ISGlobal es un centro de investigación y de traslación que entiende que, en un mundo interdependiente y aceleradamente interconectado, la salud necesita de una visión global. Dicho de otra manera: que los problemas de salud no entienden de fronteras y, por lo tanto, tampoco lo hacen las soluciones.

¿Qué peso tienen las entidades filantrópicas como ”la Caixa” en el cumplimiento de este objetivo?

Sin recursos, las buenas ideas no se pueden desarrollar. En este sentido, la apuesta de ”la Caixa” por el conocimiento como un elemento transformador en pro de la salud y la equidad, así como su compromiso con la salud como elemento determinante del progreso de las sociedades, es una visión singular y muy valiosa. Por otro lado, destaca también la contribución a las colaboraciones público-privadas. Generalmente, en ciencia, la mayor parte de los apoyos a investigación son de naturaleza pública, y es bueno que sea así, pero sin el sector privado nos quedaríamos a medio camino. En este caso, ISGlobal refleja este compromiso de aunar apoyo privado y apoyo público.

"La salud no entiende de fronteras. Esto quiere decir que ni los problemas de salud entienden de fronteras ni tampoco sus soluciones"

¿Qué conclusiones extrae de su trayectoria en salud pública y global?

La salud no entiende de fronteras. Esto quiere decir que ni los problemas de salud entienden de fronteras ni tampoco sus soluciones. En un mundo sin fronteras, los problemas viajan de manera acelerada. Tenemos el ejemplo de la contaminación atmosférica, que se desplaza y afecta a comunidades lejos de donde se origina, seguimos teniendo el ejemplo del ébola… Así que no se trata de ver los problemas aisladamente en los países, sino desde esta visión de conjunto. En este momento, todos somos vecinos de todos, todos dependemos de todos, y los problemas de salud y sus soluciones también tienen mucho que ver con nuestro futuro compartido.

 

La actividad de ISGlobal se centra en dos grandes áreas: enfermedades infecciosas y enfermedades no transmisibles y medio ambiente, en las que su contribución ha sido determinante. Destacan su aportación en la lucha contra la malaria y la enfermedad del pian.