Per què les ciutats necessiten més espais verds que mai?

¿Por qué las ciudades necesitan espacios verdes más que nunca?

05.6.2020
Post Green Spaces 05 June 1
Foto: Adora Goodenough / Unsplash - Parque Güell, Barcelona

[Este artículo se ha publicado conjuntamente con la Diputación de Barcelona]

 

Como resultado de la pandemia de COVID-19 y del confinamiento posterior, hemos observado un aumento del estrés y de otros problemas de salud mental, de la violencia de género y de la demanda de divorcios. Algunas de las causas evidentes son la reclusión y la caída económica, que ha conllevado muchos despidos.

Numerosos estudios han demostrado que la presencia de vegetación y las visitas a espacios verdes pueden reducir el estrés y favorecer la restauración del cerebro y, en consecuencia, mejorar la salud mental (Gascon et al 2015). El espacio verde es fundamental para una buena salud física y mental.

Dotar a las ciudades de más verde reporta muchos beneficios para la salud, como una esperanza de vida más larga, menos problemas de salud mental y un mejor funcionamiento cognitivo

En Cataluña, como consecuencia de las restricciones impuestas durante el confinamiento, las visitas a espacios verdes se redujeron un 90% (Google 2020), lo que perjudicó la resiliencia de la gente.

Pero, lamentablemente, en las ciudades vemos a menudo una escasez de espacios verdes como parques, bosques o árboles en las calles. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todo el mundo tenga un espacio verde de al menos 0,5 hectáreas a 300 metros de su casa (OMS 2016), pero mucha gente no lo tiene, especialmente en zonas pobres.

 


Englischer Garten, Munich, Alemania. (Ignacio Brosa / Unsplash)

Dotar a las ciudades de más verde reporta muchos beneficios para la salud, como una esperanza de vida más larga, menos problemas de salud mental, un mejor funcionamiento cognitivo, un mejor estado de ánimo y bebés más sanos (Nieuwenhuijsen et al 2017). También mitiga la contaminación del aireel calor y el nivel de ruido, contribuye a secuestrar CO2 y, por tanto, ayuda a luchar contra la crisis climática. Y el espacio verde puede mejorar los ecosistemas y aumentar la biodiversidad en las ciudades, particularmente mediante una infraestructura verde bien diseñada a lo largo del tejido urbano (Coutts y Hahn 2015).

La sustitución de carreteras y aparcamientos por entornos verdes puede ser una manera de avanzar en la buena dirección para cambiar de un entorno perjudicial hacia uno que beneficie la sostenibilidad, la vida y la salud

Un estudio demostró que los niños que iban a escuelas con más espacio verde tenían un funcionamiento cognitivo considerablemente mejor que los que asistían a aquellas con menos espacio verde (Dadvand et al 2015), mientras que otra investigación encontró que la exposición temprana de niños y niñas en el espacio verde lleva a menos problemas de salud mental en la vida adulta (Preuß et al 2019).

Muchos estudios han concluido que el espacio verde reduce la mortalidad prematura y que el aumento de la cobertura de los árboles del 20% al 30% en una ciudad como Filadelfia podría evitar más de 400 muertes prematuras cada año (Kondo et al 2020). Esta medida beneficiaría especialmente los barrios pobres.

 


Haz clic sobre la imagen para descargarla a mejor resolución.

La sustitución de carreteras y aparcamientos por entornos verdes puede ser una manera de avanzar en la buena dirección para cambiar de un entorno perjudicial hacia uno que beneficie la sostenibilidad, la vida y la salud (Nieuwenhuijsen 202). Antes de la pandemia de COVID-19, en una ciudad como Barcelona, ​​el 60% del espacio público estaba ocupado por infraestructuras para el coche (Ayuntamiento de Barcelona 2020). Nuevos modelos urbanos como las supermanzanas podrían aumentar el espacio verde y mejorar la salud (Mueller et al 2020).

Pero no sólo el espacio verde tiene muchos beneficios, también el espacio azul, como los ríos, los lagos y el mar, ya que podrían proporcionar lugares propicios para la restauración mental (Gascon et al 2017).

Más que nunca necesitamos espacios públicos naturales al aire libre y cada vez más grandes [...] ya que no sólo reducen el riesgo de transmisión de COVID-19, sino que también reducen el estrés y mejoran la restauración

Algunas de las medidas más efectivas para reducir la transmisión de la COVID-19 son las de distanciamiento físico (1,5 metros de distancia), higiene (por ejemplo, lavado de manos) y estar al aire libre, ya que el riesgo de transmisión es muy bajo comparado con los interiores. Por tanto, más que nunca necesitamos espacios públicos naturales al aire libre y cada vez más grandes, como parques, bosques, árboles de calle, ríos, lagos y mares, ya que no sólo reducen el riesgo de transmisión de COVID-19, sino que también reducen el estrés y mejoran la restauración. Son un gran recurso para las personas y la sociedad y hay que hacer un esfuerzo más para mantenerlas y mejorarlas para favorecer nuestra salud mental.

 

Vista aérea de Barcelona. (Shai Pal / Unsplash)

Referencias

  • Ajuntament de Barcelona 2020 (Consultado el 12/05/2020)
  • Coutts C and Hahn M. Green Infrastructure, Ecosystem Services, and Human Health. Int. J. Environ. Res. Public Health 2015, 12, 9768-9798
  • Dadvand P, Nieuwenhuijsen MJ, Esnaola M, Forns J, Basagaña X, Alvarez-Pedrerol M, Rivas I, López-Vicente M, De Castro Pascual M, Su J, Jerrett M, Querol X, Sunyer J. Green spaces and cognitive development in primary schoolchildren. Proc Natl Acad Sci 2015;112(26):7937-42
  • Gascon M, Triguero-Mas M, Martínez D, Dadvand P, Forns J, Plasència A, Nieuwenhuijsen MJ. Mental Health Benefits of Long-Term Exposure to Residential Green and Blue Spaces: A Systematic Review. Int J Environ Res Public Health. 2015;12:4354-4379
  • Gascon M, Zijlema W, Vert C, White MP, Nieuwenhuijsen MJ. Outdoor blue spaces, human health and well-being: A systematic review of quantitative studies. Int J Hyg Environ Health. 2017; S1438-4639(17)30269-9.
  • Google 2020 (Consultado el 21/05/2020)
  • Kondo MC, Mueller N, Locke DH, Roman LA, Rojas-Rueda D, Schinasi LH, Gascon M, Nieuwenhuijsen MJ. Health impact assessment of Philadelphia's 2025 tree canopy cover goals. Lancet Planet Health. 2020 Apr;4(4):e149-e157.
  • Mueller N, Rojas-Rueda D, Khreis H, Cirach M, Andrés D, Ballester J, Bartoll X, Daher C, Deluca A, Echave C, Milà C, Márquez S, Palou J, Pérez K, Tonne C, Stevenson M, Rueda S, Nieuwenhuijsen M. Changing the urban design of cities for health: The superblock model. Environ Int. 2020; 134:105132
  • Nieuwenhuijsen MJ, Khreis H, Triguero-Mas M, Gascon M, Dadvand P. Fifty Shades of Green: Pathway to Healthy Urban Living. Epidemiology. 2017;28: 63–71
  • Nieuwenhuijsen MJ. Urban and transport planning pathways to carbon neutral, liveable and healthy cities; A review of the current evidence. Environ Int. 2020 Apr 6:105661.
  • Preuß M, Nieuwenhuijsen M, Marquez S, Cirach M, Dadvand P, Triguero-Mas M, Gidlow C, Grazuleviciene R, Kruize H, Zijlema W. Low Childhood Nature Exposure is Associated with Worse Mental Health in Adulthood. Int J Environ Res Public Health. 2019 May 22;16(10). pii: E1809.
  • WHO. (2016). Urban green spaces and health. A review of evidenceCopenhaguen.

Otras referencias