Investigación, Planificación urbana, medio ambiente y salud

El Consejo Europeo de Investigación (ERC) otorga una de sus ayudas de excelencia científica a Joan Ballester

La dotación económica impulsará el proyecto EARLY-ADAPT, que estudiará el impacto que tiene la adaptación al cambio climático sobre la salud humana

10.12.2019
Joan Ballester
Foto: ISGlobal

El Consejo Europeo de Investigación (ERC), institución dedicada a fomentar la ciencia de excelencia en Europa, ha otorgado una ayuda Consolidator Grant a Joan Ballester, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por ”la Caixa”. Dotada con dos millones de euros, la subvención financiará durante cinco años el proyecto EARLY-ADAPT (Signs of Early Adaptation to Climate Change), dirigido a estudiar cómo se están adaptando las poblaciones a los retos de salud pública desencadenados por el cambio climático.

Las Consolidator Grants del ERC son becas diseñadas para apoyar a investigadores de excelencia en el momento de su carrera profesional en el que están consolidando su propio equipo o programa de investigación. Quienes solicitan esta ayuda deben demostrar la naturaleza innovadora, ambiciosa y arriesgada de la propuesta científica, así como su viabilidad. El proyecto de Ballester ha sido uno de los 78 escogidos entre los más de 670 trabajos presentados en la modalidad de Ciencias Sociales y Humanidades, destacando así en su apuesta por la transdisciplinariedad.

Desgranando la adaptación humana al cambio climático

“Las sociedades están empezando a adaptarse al cambio climático, pero la efectividad de esta adaptación temprana es heterogénea en el espacio y el tiempo”, explica Ballester. Teniendo en cuenta factores climáticos, ambientales, sociales, económicos y demográficos en un único análisis integrado, EARLY-ADAPT determinará qué poblaciones están desarrollando esta adaptación, en qué medida lo están haciendo y cuáles son los factores que explican las diferencias. Para ello, el proyecto utilizará datos disponibles desde 1980 a distintos niveles, desde países a barrios, analizando cada factor en sus respectivas escalas de influencia. “Con esta información podremos detectar, comprender e identificar las desigualdades en la vulnerabilidad y en la adaptación entre países, regiones, ciudades, barrios y grupos sociales”, añade.

El proyecto constará de cuatro fases: la recopilación de datos; el análisis de la relación entre la salud y factores ambientales como el clima o la contaminación atmosférica; el estudio de los factores sociales, económicos y demográficos como modificadores de estas asociaciones; y, por último, el desarrollo de proyecciones realistas de futuro en base a los resultados obtenidos.

“La primera meta que queremos alcanzar es la estimación realista del impacto que ejerce cada uno de los factores analizados sobre la adaptación al cambio climático”, comenta Ballester. “Esto sólo se puede conseguir con un análisis integrado de todos los factores. Pero no nos quedaremos aquí. Comprender los mecanismos responsables de la adaptación nos permitirá predecir cómo afectarán los cambios en los factores ambientales, socioeconómicos y demográficos en las poblaciones futuras. Si entendemos estos mecanismos de adaptación y podemos proyectarlos hacia el futuro, abriremos una oportunidad única de atisbar el impacto real de la adaptación al cambio climático, y así, vislumbrar cómo de vulnerables seremos en las próximas décadas”.

Joan Ballester se doctoró en Clima y Salud en la Universidad de Barcelona en 2011. Su tesis doctoral se centró en el estudio de la variabilidad y predictibilidad climáticas sobre la salud humana en el contexto actual de cambio climático. Posteriormente obtuvo tres becas posdoctorales Marie Sklodowska-Curie, que implementó en Estados Unidos y Europa, y dos proyectos europeos financiados por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, siendo actualmente investigador Ramón y Cajal.

Más información sobre el investigador y el proyecto: http://www.joanballester.eu/