Artículos destacados

Preguntas frecuentes sobre la vacuna de la COVID-19

Respondemos a algunos interrogantes sobre las diferentes vacunas contra la COVID-19

Última actualización: 23 de diciembre de 2021

Foto: Thirdman / Pexels

Mantente al día de las novedades científicas sobre COVID-19 y otros temas clave de salud global. Clica aquí para recibir actualizaciones de ISGlobal por email.

Gracias al notable progreso científico y la experiencia previa con otros coronavirus, se han aprobado ya varias vacunas COVID-19 en diferentes países. 

En esta página intentaremos responder a las preguntas que vayan surgiendo sobre las vacunas, principalmente aquellas aprobadas en la Unión Europea. La lista inicial de preguntas se irá ampliando progresivamente. Debido a la aparición constante de nuevos datos científicos, se recomienda comprobar la fecha de la última actualización de cada respuesta.

Índice

> Preguntas generales

> Sobre los efectos secundarios

> Sobre la vacuna de Pfizer / BioNTech

> Sobre la vacuna de Moderna

> Sobre la vacuna de Oxford / AstraZeneca

> Sobre la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson)

> Sobre la vacuna de Novavax

Sobre tratamientos

1. Preguntas generales

¿Cuáles son las vacunas más avanzadas contra la COVID-19?

La siguiente tabla muestra las vacunas contra la COVID-19 que se encuentran en la fase III de los ensayos clínicos o ya la han superado.

 

¿En qué se diferencian las vacunas testadas?

Entre las vacunas de la COVID-19 ya aprobadas o todavía en desarrollo, existen varios tipos según la tecnología que usan: las vacunas "clásicas" inoculan el virus entero inactivado o bien proteínas virales, mientras que las vacunas más innovadoras introducen una secuencia génica para que sea nuestro propio organismo el que sintetice la proteína viral en cuestión. Esta secuencia se puede introducir directamente a la célula (vacunas a base de ARN mensajero) o bien mediante un vector viral que infecta a la célula pero no se replica. Entre las vacunas de ARNm están las vacunas aprobadas de Pfizer-BioNTech y Moderna. Entre las vacunas que usan algún tipo de vector viral, están las vacunas de Oxford/ AstraZeneca, la Sputnik del Instituto Gamaleya, o la de Janssen (Johnson & Johnson). Todas ellas han sido testadas en miles de personas para probar su seguridad y eficacia a lo largo de las tres fases de los ensayos clínicos.

Pfizer / BioNTech y Moderna: ARN mensajero

Tanto la vacuna de Pfizer / BioNTech como la de Moderna son vacunas de ARN mensajero. Se trata de vacunas de última generación que introducen en nuestras células una secuencia génica que codifica para una proteína del virus SARS-CoV-2, la proteína S. Es decir, estas vacunas contienen material genético sintetizado en laboratorio que proporciona a nuestras células la información necesaria para fabricar la proteína S. A continuación, nuestro sistema inmunitario reconoce la proteína S como extraña y responde generando anticuerpos y linfocitos T específicos. Por consiguiente, cuando el coronavirus entre en nuestro organismo, ya tendremos inmunidad y no enfermaremos.

Oxford / AstraZeneca y Johnson & Johnson (Janssen): vector viral

Estas vacunas usan un virus inocuo para introducir las instrucciones genéticas necesarias para que nuestras células fabriquen la proteína S. Este otro virus (suele ser un adenovirus) se conoce como vector viral y ha sido modificado en laboratorio de manera que pueda infectar nuestras células, pero no se pueda replicar.

La vacuna de Oxford / AstraZeneca consiste en un adenovirus de chimpancé modificado  que porta el ADN de la proteína Spike del SARS-CoV-2. De esta manera, el adenovirus es capaz de infectar a las células humanas y hacer que fabriquen la proteína. En cuanto nuestro sistema inmunitario detecta esta proteína, procede a generar anticuerpos y linfocitos T específicos contra el virus.

La vacuna de Janssen consiste en un adenovirus humano llamado Ad26, modificado para no poderse replicar y que porta el ADN que codifica para la proteína Spike del SARS-CoV-2.

Respuesta actualizada el 25 de febrero de 2021.

Fecha de grabación: 26 y 27 de noviembre de 2020.

¿Cómo funcionan las nuevas vacunas a base de ARN mensajero?

Lo que hacen las vacunas de ARN mensajero es introducir en nuestras células una secuencia génica que codifica para una proteína del virus SARS-CoV-2, la proteína S. Es decir, estas vacunas contienen material genético sintetizado en laboratorio que hace que nuestras células reaccionen y fabriquen copias de la mencionada proteína S. A continuación, nuestro sistema inmunitario reconoce la proteína S como extraña y responde generando anticuerpos específicos. Por consiguiente, cuando el coronavirus entre en nuestro organismo, ya tendremos inmunidad y no enfermaremos.

Siendo tan nuevas, ¿son seguras estas vacunas?

Sí. Nos encontramos, sin duda, ante una tecnología de lo más prometedora y novedosa en el terreno de las vacunas, pero no desconocida. Aunque no se había aprobado antes para vacunas en humanos, es el resultado de más de una década de avances en el ámbito biomédico. Además, su seguridad se ha probado a lo largo de las tres fases de los ensayos clínicos.

¿Puede causarnos la enfermedad?

No, porque no introducen el virus atenuado en el organismo, sino material genético. Además, este ARN mensajero conlleva la síntesis de una proteína del virus, pero no del virus entero. Lo que sí puede ocurrir es que tengamos algunos efectos secundarios al día siguiente de habernos vacunado, como dolor en el brazo, dolor de cabeza o cansancio. Esto es normal, es señal de que nuestro sistema inmune está respondiendo.

¿Estas vacunas modifican nuestro ADN?

En absoluto porque el ARN mensajero no accede al núcleo de nuestras células, de modo que no puede incorporarse a nuestro ADN.

¿Tienen ventajas respecto a las vacunas clásicas?

Sí, son más fáciles de diseñar y no comportan el manejo de material infeccioso durante su desarrollo.

Fecha de grabación: 26 y 27 de noviembre de 2020.

¿Podemos confiar en vacunas desarrolladas con tanta rapidez?

Las vacunas contra la COVID-19 se han podido desarrollar en un tiempo récord gracias a importantes avances tecnológicos y a la experiencia adquirida con los coronavirus SARS y MERS. Sin embargo, esto no implica que el proceso no haya sido riguroso y que no se hayan seguido los pasos habituales. Los ensayos clínicos cuentan con tres fases: la primera de ellas consiste precisamente en confirmar la seguridad del fármaco, aspecto fundamental que, además, se corrobora en las fases II y III de los ensayos, ya con la participación de miles de personas.

Por tanto, todas las vacunas que obtienen regulación son absolutamente seguras, ya que previamente han completado las tres fases establecidas en los ensayos clínicos. Esto significa que, antes de comenzar las campañas de vacunación, decenas de miles de personas ya han recibido la vacuna durante los ensayos clínicos.

La principal incógnita que queda por despejar como consecuencia de la celeridad con la que se han llevado a cabo los ensayos clínicos es durante cuánto tiempo van a ofrecer protección estas vacunas . Datos recientes muestran que la protección contra infección y síntomas disminuye al cabo de 4 a 6 meses tras la segunda dosis, aunque la protección contra enfermedad grave y muerte decae poco. Por esta razón, y con la llegada de la variante ómicron (que disminuye aún más la eficacia de la vacuna), se está administrando una dosis de refuerzo, empezando por las poblaciones más vulnerables (mayores de 60) o más expuestas (personal sanitario).

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021. 

Fecha de grabación: 26 y 27 de noviembre de 2020.

¿Las vacunas, una vez comercializadas, están sujetas a mecanismos de control?

Por supuesto. Es lo que se conoce como ensayos de fase IV o de farmacovigilancia. Es decir, a partir del momento en que se autoriza la comercialización de las vacunas y están disponibles en el mercado, se sigue evaluando tanto su seguridad como su efectividad. Es una fase tan estricta como las anteriores que a parte de la monitorización de las vacunas actuales, contribuirá a mejorar el desarrollo de futuras vacunas.

Fecha de actualización: 18 de diciembre de 2020.

Fecha de grabación: 26 y 27 de noviembre de 2020.

¿Cómo avanza el ritmo de vacunación de la COVID-19 en el mundo? ¿Cuántas dosis se han administrado de las vacunas en los diferentes países?

Fuente: Mapa de Our World in Data a partir de datos publicados por fuentes oficiales.

¿Cuánto dura la inmunidad que confieren las vacunas?

Este ha sido uno de los principales interrogantes desde que se aprobaron las primeras vacunas, y todavía no hay una respuesta definitiva. 

La duración de la inmunidad puede diferir según el tipo de vacuna. La disminución de la protección parece ser más rápida para las vacunas de virus inactivados (Sinopharm, Sinovac) que para las vacunas de vectores adenovirales (Janssen y AstraZeneca-Oxford) o para las vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna).   

Los estudios de seguimiento en cohortes vacunadas apuntan a una disminución gradual de los niveles de anticuerpos a lo largo de los 6 meses posteriores a la segunda dosis de la vacuna , lo que podría explicar la reducción gradual de la protección contra la infección o la enfermedad sintomática observada durante este periodo de tiempo.

Además, se ha visto que la variante ómicron tiene una mayor capacidad de evadir los anticuerpos generados por la vacuna, y que una tercera dosis restablece niveles de anticuerpos suficientes para neutralizarla. Por este motivo, muchos países han decidido ofrecer una dosis de refuerzo 6 meses después de haber recibido la segunda dosis a todas las personas adultas, empezando por las poblaciones mayores y más vulnerables.

Para las personas vacunadas con la vacuna Johnson & Johnson (una dosis) o la de AstraZeneca-Oxford, la protección contra enfermedad sintomática decae más rápidamente, por lo que se ha recomendado un refuerzo entre 3 y 6 meses después, independientemente de la edad.

Sin embargo, a pesar de la disminución en los niveles de anticuerpos, los linfocitos B de memoria y las células T inducidas por dos dosis de vacuna permanecen estables (o incluso aumentan) , lo que explica por qué la protección contra la enfermedad grave y la muerte se mantiene elevada para todas las vacunas, incluso frente a la variante ómicron.

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

Fecha de creación: 16 de diciembre de 2021.

¿Puedo contraer la COVID-19 si me he vacunado?

Pese a que todas las vacunas autorizadas han demostrado ser muy eficaces contra la enfermedad (más del 90% para la variante Alfa y más del 70% para la variante Delta), ninguna vacuna es eficaz al 100%. Con la llegada de la variante ómicron, el número de personas vacunadas (con dos o hasta tres dosis) e infectadas ha aumentado considerablemente. Pero es importante recalcar que la gran mayoría de las personas vacunadas (sobre todo aquellas que han recibido las tres dosis) están protegidas contra la enfermedad grave y la muerte , independientemente de la variante.

Datos de Inglaterra (antes de la aparición de ómicron) muestran que el riesgo de morir por COVID-19 era 32 veces mayor en las personas no vacunadas en comparación con las vacunadas con pauta completa.

 

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

 

¿Puedo dar positivo o contagiar a alguien por el hecho de haberme vacunado?

No. Ninguna de las vacunas inocula al virus entero y activo. En el caso de las vacunas a base de ARNm (Pfizer, Moderna), o vector viral (AstraZeneca, Janssen), lo único que se expresa es una proteína viral del SARS-CoV-2 (la proteína Spike), que es incapaz de infectar a las células o replicarse.

Las vacunas de Sinopharm o Sinovac consisten en el virus entero, pero está inactivado y es incapaz de infectar o replicarse. Por lo tanto, aunque sí podemos dar positivo en una prueba serológica (que mide anticuerpos anti-Spike en la sangre), no es posible dar positivo en una prueba diagnóstica (PCR o test rápido)- que detecta presencia del virus en vías respiratorias- como resultado de la vacunación.

 

Respuesta actualizada el 17 de junio de 2021.

 

Mantente al día de las novedades científicas sobre COVID-19 y otros temas clave de salud global. Clica aquí para recibir actualizaciones de ISGlobal por email.

 

Si me he vacunado, ¿puedo transmitir el virus?

Los ensayos clínicos se diseñaron para comprobar si las vacunas prevenían los síntomas de la COVID-19, no si evitaban la infección. Sin embargo, pronto quedó claro que la vacunación también reduce la transmisión del virus. Aunque este efecto es menor en el caso de la variante Delta que en el de la Alfa, los datos muestran que las personas vacunadas infectadas con Delta tienen menos probabilidades de transmitir el virus a sus contactos que las no vacunadas: tienen menos virus infeccioso en la garganta y eliminan el virus más rápidamente.  

No obstante, aún no hay suficiente información para saber si las personas vacunadas e infectadas por ómicron transmiten menos o igual que las personas no vacunadas.

Por ello, las personas vacunadas deben seguir utilizando mascarillas , especialmente en un entorno de alta incidencia de casos o con baja cobertura vacunal.

 

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

Fecha de creación: 16 de diciembre de 2021.

Si he pasado la enfermedad, ¿tengo que vacunarme?

La gran mayoría de las personas infectadas desarrollan inmunidad (anticuerpos específicos contra el virus y células B y T), que se estima que les protege contra la reinfección durante 1-2 años y contra la enfermedad grave probablemente durante más tiempo. Sin embargo, los niveles de anticuerpos entre las personas infectadas son muy heterogéneos y algunas personas pueden no desarrollarlos. Además, la inmunidad por infección “natural” parece proteger mucho menos frente a la variante ómicron (un 20%). Por eso es importante vacunarse aunque se haya pasado la infección.

Dependiendo de la edad y del tiempo transcurrido desde la infección, una dosis (en lugar de dos) puede ser suficiente para alcanzar niveles de anticuerpos similares o superiores a los de dos dosis en personas que no se han infectado antes. De hecho, se cree que las personas vacunadas con infecciones previas están más protegidas que las personas vacunadas sin infección previa, y al menos cinco veces más protegidas que las que tuvieron una infección reciente pero no estaban vacunadas.

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

Fecha de grabación: 26 y 27 de noviembre de 2020.

¿Es posible combinar dosis de vacunas diferentes?

Varios estudios demuestran que la combinación de diferentes vacunas (régimen heterólogo) es segura e induce respuestas inmunitarias iguales o incluso superiores que el uso de dos dosis de la misma vacuna (régimen homólogo).

Además, datos del mundo real indican que los regímenes heterólogos también son muy eficaces para prevenir la COVID-19, incluso con la variante Delta. Por ejemplo, las personas que recibieron una primera dosis de AstraZeneca-Oxford seguida de una inyección de ARNm (Pfizer-BioNTech o Moderna) estaban más protegidas contra la COVID-19 en comparación con las personas que recibieron dos inyecciones de la vacuna de AstraZeneca o dos inyecciones de la vacuna de ARNm.

Esto también significa que se puede proporcionar un refuerzo de ARNm (Pfizer o Moderna) a las personas vacunadas con vacunas adenovirales.

La posibilidad de combinar diferentes vacunas también es una buena noticia a nivel mundial, ya que añadirá flexibilidad a las estrategias de vacunación en países donde puede haber escasez de determinadas vacunas.

Respuesta actualizada el 22 de noviembre de 2021.

¿Es necesaria una tercera dosis?

La llegada de la variante ómicron ha acelerado la necesidad de aplicar terceras dosis . Si bien antes se recomendaba una tercera dosis solo para las personas con mayor riesgo de enfermar gravemente o morir en caso de infección, ahora hay motivos para recomendarla a todas las personas adultas.

Se sabe que los niveles de anticuerpos generados por las vacunas decaen gradualmente a lo largo de los 6 meses posteriores a la segunda dosis. Estos niveles no son suficientes para neutralizar a la variante ómicron, por lo que una tercera dosis —que aumenta considerablemente el nivel de anticuerpos— ayudaría a frenar los contagios, particularmente frente a ómicron. Aún no se sabe cuánto durará el efecto de la tercera dosis sobre el nivel de anticuerpos circulantes.

Es importante recalcar, sin embargo, que los linfocitos B de memoria y las células T inducidas por la vacuna permanecen estables o incluso aumentan a lo largo del tiempo (por lo menos 9 meses), por lo que se espera que la pauta completa de vacunación ofrezca una protección más duradera contra enfermedad grave, hospitalización y muerte.

También es importante subrayar que la estrategia más eficaz para controlar la pandemia y hacer frente a las nuevas variantes virales es la de aumentar la cobertura vacunal a nivel mundial.

 

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

Fecha de creación: 5 de noviembre de 2021.

2. Efectos secundarios

¿Qué efectos secundarios pueden producir las vacunas?

Ocasionalmente, puede haber efectos adversos más graves. Pero una vacuna sólo se aprueba si se demuestra que sus beneficios superan ampliamente los riesgos. Algunos de estos efectos adversos graves son tan raros que sólo se observan cuando la vacuna se utiliza a gran escala.

Vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna): Se han notificado algunos casos de anafilaxia, pero afortunadamente son muy raros y no se ha notificado ninguna muerte por este motivo. También se han asociado casos de miocarditis (inflamación del corazón), especialmente después de la segunda dosis. La incidencia es mayor entre los hombres jóvenes (alrededor de 4 por 100.000 personas) que en las mujeres (menos de 1 por 100.000). Los casos suelen seguir un curso benigno y se recuperan tras una breve estancia en el hospital. 

Vacunas adenovirales (Oxford /AstraZeneca y Johnson & Johnson): Se han asociado casos raros de trombosis con estas vacunas. La incidencia notificada varía según los países, pero es de alrededor de 10 por cada millón para la primera dosis y de 2 por cada millón para la segunda dosis, en el caso de la vacuna Oxford/AstraZeneca. En el caso de la vacuna de Johnson & Johnson, es de alrededor de 2 por 1 millón de dosis y parece ser más frecuente entre personas más jóvenes. Estos casos comparten características clínicas inusuales (coágulos sanguíneos cerebrales o abdominales con bajo recuento de plaquetas, junto con anticuerpos que reconocen y activan las plaquetas) y pueden ser mortales si no se tratan a tiempo. Sin embargo, el riesgo de enfermar o morir a causa de la COVID-19 sigue siendo mucho mayor que el de los coágulos relacionados con la vacuna, sobre todo en personas de más de 40 años y en regiones con alta incidencia de casos. También se han notificado algunos casos muy raros de síndrome de Guillain-Barré (debilidad muscular o parálisis) tras la vacunación con estas vacunas adenovirales (menos de 1 entre 1 millón). La mayoría de los casos se recuperan completamente.

 

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021. 

¿Son mayores los efectos secundarios con la segunda dosis?

Para las vacunas a base de ARNm, las reacciones secundarias suelen ser más fuertes con la segunda dosis. En cambio, con la vacuna de AstraZeneca parecen ser más fuertes con la primera dosis.

 

Respuesta actualizada el 27 de abril de 2021.

¿Son más frecuentes en personas mayores?

No, al contrario. Las personas mayores tienen un sistema inmune menos reactivo y por lo tanto suelen tener menos reacciones secundarias.

 

Respuesta actualizada el 27 de abril de 2021.

¿Cuánto tardan en aparecer los efectos secundarios? ¿Cuánto duran?

Los efectos secundarios suelen aparecer el mismo día o al día siguiente de la inyección y pueden durar un par de días. En cuanto a los efectos adversos más graves, las reacciones anafilácticas se suele producir en los primeros 15 minutos tras la vacunación. La miocarditis suele aparecer en la primera semana de la vacunación. Los raros casos de trombosis con trombocitopenia se producen normalmente en las dos o tres primeras semanas tras la vacunación (14 días de media), lo mismo que los casos raros de síndrome de Guillain-Barré.

 

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021.

3. Vacuna de Pfizer / BioNTech

¿Qué eficacia tiene la vacuna de Pfizer / BioNTech? ¿Qué protección ofrece frente a las variantes del virus?

En los ensayos clínicos que llevaron a su aprobación, la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech (en términos de protección contra la enfermedad sintomática) fue del 95%. Estos ensayos clínicos se realizaron en condiciones controladas (por eso se habla de eficacia y no de efectividad) y cuando la variante viral original era predominante. 

Datos recientes muestran una disminución de los niveles de anticuerpos a lo largo del tiempo . Aun así, los niveles de anticuerpos entre las personas vacunadas con esta vacuna parecen permanecer más elevados en comparación con los vacunados con vacunas adenovirales (AstraZeneca y Janssen), pero menos elevados en comparación con los vacunados con Moderna. En consecuencia, se ha observado una reducción de entre el 20% y el 30% en la eficacia frente a delta. Frente a ómicron, datos preliminares indican que la eficacia contra enfermedad sintomática ha decaído aún más (a un 20%) pero esta eficacia se recupera con una dosis de refuerzo (entre 55 y 80%).

La protección contra la hospitalización y la muerte sigue siendo alta (por encima del 90% de eficacia, incluso con delta). Aunque aún no hay suficiente información para ómicron, el hecho que las células T (que son las que nos protegen contra enfermedad grave) se vean poco afectadas por las mutaciones en dicha variante sugiere que la protección contra enfermedad grave y muerte se mantiene.

El Reino Unido informa regularmente de los datos actualizados sobre la eficacia y el impacto de la vacuna aquí .

 

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

4. Vacuna de Moderna

¿Qué eficacia tiene la vacuna de Moderna? ¿Qué protección ofrece contra las variantes del virus?

En los ensayos clínicos que llevaron a su aprobación, la eficacia de la vacuna de Moderna (en términos de protección contra la enfermedad sintomática) fue del 94%. Estos ensayos clínicos se realizaron en condiciones controladas (por eso se habla de eficacia y no de efectividad) y cuando la variante viral original era predominante.

Datos más recientes muestran una disminución de los niveles de anticuerpos a lo largo del tiempo. Aun así, los niveles de anticuerpos entre las personas vacunadas con Moderna parecen permanecer más elevados en comparación con las otras vacunas.

En consecuencia, se ha observado una disminución del 20-30% de la eficacia contra la enfermedad sintomática frente a delta. Frente a ómicron, la eficacia contra enfermedad sintomática ha decaído aún más (se calcula que podría estar entre el 55 y 80%) pero esta eficacia se ve aumentada con una dosis de refuerzo.

La protección contra la hospitalización y la muerte sigue siendo alta (por encima del 90% de eficacia, incluso con delta). Aunque aún no hay suficiente información para ómicron, el hecho que las células T (que son las que nos protegen contra enfermedad grave) se vean poco afectadas por las mutaciones en dicha variante hace esperar que la protección contra enfermedad grave y muerte se mantenga elevada.

El Reino Unido informa regularmente de los datos actualizados sobre la eficacia y el impacto de la vacuna aquí .

 

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

5. Vacuna de Oxford / AstraZeneca

¿Qué eficacia tiene la vacuna de Oxford / AstraZeneca? ¿Qué protección ofrece contra las variantes del virus?

En los diferentes ensayos clínicos realizados, esta vacuna ha demostrado proteger contra las infecciones sintomáticas con una eficacia que oscila entre el 60% y el 90%.

Se ha demostrado que un intervalo más largo (12 semanas) entre las dosis protege mejor que un intervalo de 4 a 6 semanas, algo que también se ha observado en las vacunas de ARNm.

Al igual que con las vacunas de ARNm, datos recientes muestran una disminución de los niveles de anticuerpos con el tiempo. En concreto, los niveles de anticuerpos entre las personas vacunadas con AstraZeneca-Oxford parecen disminuir a niveles más bajos en comparación con los vacunados con vacunas de ARNm.

En consecuencia, se ha observado una disminución del 20-30% de la eficacia contra la enfermedad sintomática por delta. Según los primeros datos del Reino Unido, la eficacia contra enfermedad sintomática por ómicron decae drásticamente (menos del 20%), pero vuelve a aumentar con una dosis de refuerzo (generalmente es de Pfizer o Moderna).

En cambio, la protección contra enfermedad grave y muerte se mantiene elevada (más del 85% de eficacia), incluso contra la variante delta. Aunque aún no hay suficiente información para ómicron, el hecho de que las células T (que nos protegen contra enfermedad grave) se vean poco afectadas por las mutaciones en dicha variante hace esperar que la protección contra enfermedad grave y muerte se mantenga elevada.

El Reino Unido informa regularmente de los datos actualizados sobre la eficacia y el impacto de la vacuna aquí .

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

¿Existe un vínculo entre la vacuna de Oxford / AstraZeneca y casos de trombosis?

Tras una cuidadosa revisión de los casos y la consulta con un grupo independiente de personas expertas, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) llegó a la conclusión de que los inusuales casos de trombosis observados tras la administración de la vacuna Oxford / AstraZeneca debían ser incluidos como un efecto secundario grave de la vacuna.

Esta inusual combinación de trombosis y bajo recuento de plaquetas parece ser el resultado de los anticuerpos inducidos por la vacuna, que se unen a las plaquetas y las activan. La afección puede tratarse con la administración de inmunoglobulina intravenosa. 

Estos casos son muy raros (se estima que son 1 de cada 100.000 a 250.000 personas vacunadas) y un pequeño porcentaje de ellos han sido mortales (un total de 222 casos, incluyendo 18 muertes, entre 34 millones de personas vacunadas, hasta el 4 de abril de 2021).

Por lo tanto, la EMA sigue considerando que los beneficios de la vacuna superan ampliamente a los riesgos.

 

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021.

 

¿A qué franja de edad se recomienda administrar la vacuna de Oxford / AstraZeneca?

La EMA recomienda la vacuna para toda persona a partir de los 18 años de edad.

En Europa, algunos países decidieron no ponerla a personas mayores de 55 años debido a que no se había reclutado un número suficiente de personas de esta edad en los ensayos clínicos. Sin embargo, los resultados obtenidos en el Reino Unido , donde se ha vacunado a un porcentaje considerable de adultos mayores, así como los resultados del ensayo clínico realizado en EEUU , confirman que la vacuna es altamente eficaz en personas mayores de 65 años (alrededor del 85% de protección contra síntomas y hasta el 100% de protección contra hospitalización o muerte). Por lo tanto, no hay razón para poner un límite máximo de edad para esta vacuna.

Tras la confirmación de la asociación entre los raros casos de trombosis y la vacuna, algunos países decidieron limitar el uso de la vacuna en la población más joven. Así, el Reino Unido ofreció otra opción a las personas menores de 30 años. España decidió, para mayor precaución, no ofrecerla a personas por debajo de los 60 años.

¿Es seguro combinar una primera dosis de AstraZeneca con una segunda dosis de Pfizer?

Sí. Varios estudios demuestran que la combinación de diferentes vacunas (por ejemplo, una primera dosis de AstraZeneca y una segunda dosis de una vacuna de ARNm) es segura y eficaz.

 

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021.

6. Vacuna de Janssen (Johnson & Johnson)

¿Qué eficacia tiene la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson)? ¿Qué protección ofrece contra las variantes del virus?

Los resultados de los ensayos clínicos de la vacuna de una dosis de Janssen (Johnson & Johnson) mostraron una eficacia contra la enfermedad sintomática del 72% en Estados Unidos, del 66% en México y del 57% en Sudáfrica.

Uno de los ensayos de fase 3 de esta vacuna tuvo lugar en Sudáfrica, en un momento en que la variante beta, que se cree que puede escapar parcialmente a la inmunidad, era dominante. La eficacia contra las infecciones sintomáticas causadas por esta variante fue, en efecto, inferior a la observada en el ensayo estadounidense (57% frente al 72%). 

Sin embargo, fue muy eficaz en la protección contra las hospitalizaciones y muertes por COVID-19 (por encima del 90%).

Datos recientes muestran que una segunda dosis 2-6 meses después de la primera aumenta aún más la eficacia de la vacuna contra la enfermedad sintomática. Estados Unidos y Europa han recomendado que todas las personas vacunadas con la vacuna Johnson&Johnson reciban una dosis de refuerzo de ARNm 2-6 meses después. 

 

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021.

¿Existe un vínculo entre la vacuna de Janssen (Johnson & Johnson) y casos de trombosis??

Tras una cuidadosa revisión de los casos y la consulta con un grupo independiente de personas expertas, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) llegó a la conclusión de que los inusuales casos de trombosis observados tras la administración de la vacuna de Johnson & Johnson deben ser incluidos como un efecto secundario grave de la vacuna.

Al igual que en el caso de la vacuna de AstraZeneca-Oxford, esta inusual combinación de trombosis y bajo recuento de plaquetas parece ser el resultado de la producción de anticuerpos que se unen a las plaquetas y las activan. La afección puede tratarse con la administración de inmunoglobulina intravenosa. 

Estos casos son muy raros (se calcula que 1 de cada 100.000 a 250.000 personas vacunadas) y pueden tratarse si se detectan a tiempo.

Respuesta actualizada el 23 de noviembre de 2021.

7. Vacuna de Novavax

¿En qué consiste la vacuna de Novavax?

A diferencia de las vacunas de ARNm o de vectores adenovirales, que proporcionan a nuestras células las instrucciones para producir la proteína Spike, la vacuna Novavax contiene la propia proteína. Consiste en nanopartículas hechas de la proteína Spike del SARS-CoV-2 completa, que se produce en células de insectos. Para potenciar la respuesta inmunitaria, estas nanopartículas proteicas se mezclan con un adyuvante desarrollado por la empresa llamado Matrix-M, una sustancia química parecida al jabón que se obtiene de la corteza de un árbol.

La vacuna puede almacenarse a 2-8º C. Consta de dos dosis, administradas con 3 semanas de diferencia.

Respuesta actualizada el 23 de dicviembre de 2021.

¿Cuál es la eficacia de la vacuna de Novavax? ¿Qué protección ofrece contra las variantes del virus?

Según los resultados de fase 3 anunciados por la empresa, la vacuna proporciona una protección del 100% contra la enfermedad moderada y grave y tiene una eficacia global del 90%. Estos ensayos se realizaron en un momento en que la variante alfa era dominante. Todavía no hay información sobre la eficacia contra la variante delta, pero se espera que sea ligeramente inferior. 

Todavía no hay información sobre la eficacia contra las variantes delta u ómicron. Se espera que sea menor frente a infección sintomática pero se mantenga elevada frente a enfermedad grave.

Los resultados de Sudáfrica mostraron una menor eficacia contra la enfermedad sintomática producida por la variante beta (51%), pero una buena protección contra la enfermedad grave y la muerte.

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

8. Tratamientos

¿Qué tratamientos funcionan contra la COVID-19?

Encontrar o desarrollar tratamientos eficaces contra la COVID-19 ha llevado más tiempo que desarrollar las primeras vacunas seguras y eficaces. La primera estrategia consistió en encontrar fármacos ya existentes (reposicionamiento) capaces de tratar la COVID-19. La ventaja de esta estrategia es que es más rápida (no es necesario realizar ensayos de fase 1 y fase 2). La segunda estrategia consiste en desarrollar nuevos fármacos específicos para el virus. Requiere más tiempo (hay que realizar estudios de farmacocinética, toxicidad y dosificación antes de iniciar los ensayos clínicos), pero seguramente será más eficaz.

Hay dos tipos de fármacos que han demostrado ser eficaces contra la COVID-19, en función de la gravedad de la enfermedad: los que se dirigen al virus, que son más eficaces en las fases inicial y media de la enfermedad, donde se produce la replicación viral; y los antiinflamatorios, que se dirigen a la inflamación excesiva que se produce en las fases más avanzadas de la enfermedad.

 

Fármacos antiinflamatorios

Hasta la fecha, el único fármaco reposicionado que es claramente eficaz para reducir la mortalidad entre los pacientes en estado crítico (con oxígeno o ventilación mecánica) es la dexametasona (y otros corticosteroides antiinflamatorios).

Otro fármaco antiinflamatorio que ha demostrado tener un efecto beneficioso en pacientes con COVID-19 grave es un anticuerpo dirigido a la citoquina inflamatoria IL-6 y que se utiliza normalmente para la artritis reumatoide (tocilizumab o sarilumab).

 

Tratamientos antivirales

  • Anticuerpos monoclonales: Se han desarrollado y probado varios anticuerpos monoclonales. Estos anticuerpos se unen a la proteína Spike del SARS-CoV-2 e inhiben la entrada en la célula. Su uso se recomienda en pacientes de alto riesgo en las primeras fases de la enfermedad, cuando aún no han desarrollado anticuerpos propios. El inconveniente de estos fármacos es que deben administrarse por vía intravenosa (y, por tanto, en un entorno sanitario). Además, no están ampliamente disponibles debido a su elevado coste. Se ha aprobado el uso de diferentes combinaciones de anticuerpos monoclonales para el tratamiento de la COVID-19, incluidos los fabricados por Roche, Lilly y Regeneron.
  • Remdesivir: Este fármaco antiviral, desarrollado originalmente para la enfermedad del ébola, ha mostrado algunos beneficios en pacientes con neumonía que requieren oxígeno suplementario.
  • Molnupiravir*: Este fármaco antiviral desarrollado por Merck redujo en un 30% el riesgo de hospitalización cuando se administró en los primeros días tras la aparición de los síntomas, según los resultados finales del ensayo clínico. Interfiere en la replicación del virus introduciendo un gran número de mutaciones. La gran ventaja es que es una píldora oral y puede tomarse en casa. Además, la empresa ha firmado un acuerdo que permite fabricar y vender el medicamento a bajo precio en los países con menos recursos.
  • Paxlovid*: Según Pfizer, este fármaco antiviral (también administrado como píldora oral) redujo el riesgo de hospitalización o muerte en un 89% en adultos de alto riesgo con COVID-19 que fueron tratados en los tres días siguientes a la aparición de los síntomas. El fármaco bloquea la actividad de una enzima (la proteasa 3CL del SARS-CoV-2) que es necesaria para la replicación viral. Para aumentar su efecto, se administró en combinación con ritonavir, un medicamento antirretroviral utilizado normalmente para el VIH. La empresa también ha firmado un acuerdo que permite fabricar y vender el medicamento a bajo precio en los países con menos recursos.

*Es probable que la EMA lo revise y apruebe en breve.

Respuesta actualizada el 23 de diciembre de 2021.

 

Mantente al día de las novedades científicas sobre COVID-19 y otros temas clave de salud global. Clica aquí para recibir actualizaciones de ISGlobal por email.