El Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA) y la salud del continente

El Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA) y la salud del continente

28.8.2018
image alt

Este año, cerca de 50 países de la Unión Africana han firmado un acuerdo histórico: el Tratado de Libre Comercio Africano

Este año, cerca de 50 países de la Unión Africana (African Union) han firmado un acuerdo histórico, el Tratado de Libre Comercio Africano (African Convention Free Trade Area Agreement, AfCTA), que abre la puerta a la libre circulación de bienes y servicios en todo el continente. Es una noticia maravillosa para la región, que normalmente ha llevado las de perder en muchos de los acuerdos comerciales internacionales, como el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP). Se espera que el AfCFTA aumente el comercio intra-africano desde el actual 15% hasta un 52% en el año 2022. A través de dicho acuerdo, la región sienta las bases para lograr un aumento de las infraestructuras y del crecimiento tecnológico e industrial. 

En términos de salud, a menudo los acuerdos de libre comercio han sido recibidos con escepticismo

En términos de salud, a menudo los acuerdos de libre comercio han sido recibidos con escepticismo. En muchos casos, la liberalización del comercio ha supuesto abrir las puertas a un aumento desproporcionado de las importaciones y de la producción local de alimentos no saludables, así como de productos como el tabaco y el alcohol. De esta forma, se ha contribuido al aumento de la epidemia de enfermedades no transmisibles (NCD, según sus siglas en inglés), como sucedió en México bajo el paraguas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA). En dicho caso, las medidas no arancelarias dieron margen suficiente para una importación excesiva de refrescos y de comida basura de los Estados Unidos, lo que ha contribuido a la epidemia de obesidad en el país, que ahora es el segundo país de la OECD con un mayor índice de obesidad.

Además, los Acuerdos de Libre Comercio se han relacionado, a nivel global, con un aumento de los residuos medioambientales, de la contaminación atmosférica y de otros factores de riesgo asociados al cambio climático, en especial en los países con rentas más bajas.

Será fundamental garantizar que se tiene en cuenta el impacto del AfCFTA en la salud (...) para asegurarse de proteger la salud pública

A pesar de haber mejorado las condiciones económicas de algunos países y las condiciones de vida de algunas personas, la liberalización del comercio también se ha relacionado con la existencia de desigualdades crecientes entre países y en el interior de éstos, lo que debe analizarse y comprobarse de forma adecuada. Sin lugar a dudas, dichos acuerdos han beneficiado, en gran medida, a los países desarrollados, que mayoritariamente comercian con bienes manufacturados. Sucede lo contrario con la región de África, que principalmente exporta materias primas, con un 85% de los productos con los que se comercia en la región procedentes de fuera del continente. Junto con las expectativas de expandir la industria manufacturera, agraria y de transportes, entre otros sectores, será fundamental garantizar que se tiene en cuenta el impacto del AfCFTA en la salud mediante la implementación, el seguimiento y la evaluación de procesos en cada uno de los países y en el conjunto de la región para asegurarse de proteger la salud pública.

Es necesario trabajar en estrecha colaboración con las instituciones académicas de salud pública, para establecer los fundamentos que permitan determinar las relaciones entre la salud y el comercio

Para lograr dicho objetivo, podría establecerse una unidad en el organismo comercial que llevara a cabo, a su debido tiempo, evaluaciones del impacto sobre la salud de forma regular, para identificar los potenciales efectos sobre la salud de las políticas y los programas relacionados con el acuerdo. Además, es necesario trabajar en estrecha colaboración con las instituciones académicas de salud pública, para establecer los fundamentos empíricos que permitan determinar las relaciones entre la salud y el comercio. Es responsabilidad de la Unión Africana garantizar que este acuerdo se encuentre en la línea de su visión en el ámbito de la salud, al tiempo que trabaja para alcanzar la Agenda 2063.

Este acuerdo de comercio supone un futuro brillante para una región con un inmenso potencial de crecimiento y desarrollo. Con suerte, el desarrollo social y la salud formarán parte de estos avances económicos.