This is How Health Travels

Así viaja la salud

25.7.2019
image alt

[Este artículo se ha publicado originalmente en catalán en el boletín 'Espai Salut' de la Diputación de Barcelona]

 

A la hora de viajar es necesaria una preparación previa que incluya una correcta información sanitaria del país de destino (riesgos y precauciones), y en la vuelta, si es necesario, recibir una atención sanitaria especializada.

Si pensamos en los grandes avances de la tecnología, nos vienen a la cabeza hitos como la imprenta, el teléfono, el ordenador o los aviones. Más de un siglo después del primer vuelo en avión de la historia, los desplazamientos aéreos se han convertido en algo cotidiano. Tanto es así que la Organización Mundial del Turismo (UNWTO) cifra en 1.400 millones los desplazamientos internacionales de turistas, con un crecimiento del 6% en 2018, consolidando los resultados de 2017. Esta cifra es la segunda más alta desde el año 2010.

La Organización Mundial del Turismo (UNWTO) cifra en 1.400 millones los desplazamientos internacionales de turistas, con un crecimiento del 6% en 2018. Esta cifra es la segunda más alta desde el año 2010

Si miramos estos datos más en detalle veremos que la zona del mundo donde más aumentan los viajes es Oriente Medio (un 10%), seguido de África (un 7%), Asia, el Pacífico y Europa (un 6%) y finalmente América (un 3%). Cada vez más se viaja a destinos de todo el mundo, y cada vez estos viajes están más al alcance de todos.

Cuando planificamos un viaje, es importante recoger toda la información sanitaria de nuestro destino, incluyendo las vacunas necesarias y, si es necesario, tratamiento quimioprofiláctico, como por ejemplo cuando se viaja a países donde hay malaria. Por ello, es importante dirigirse a centros especializados en la salud de viajeros y viajeras internacionales para hacer una visita personalizada antes del viaje.

Es importante dirigirse a centros especializados en la salud de viajeros y viajeras internacionales para hacer una visita personalizada antes del viaje

En esta visita se recogen los datos de la persona y del viaje y se hace una valoración individualizada de los riesgos concretos de cada caso con el fin de recomendar la mejor pauta de vacunación, la profilaxis de la malaria -si es necesaria- y consejos para viajar de forma segura o para preparar el botiquín más completa antes de irse.

Actualmente, existen incluso aplicaciones móviles que permiten viajar con nuestro propio médico de bolsillo, como TripDoctor.

Aún así, el riesgo de contraer una enfermedad siempre está, por lo que es importante no bajar la guardia durante el viaje ni tampoco después. Hay que tener en cuenta que hay enfermedades tropicales que pueden manifestarse después de un período de incubación largo. Por ello, si después de haber viajado nos encontramos mal, tenemos fiebre, mareos o vómitos, es conveniente ir al médico e informar de donde hemos viajado. Además, existen las llamadas "consultas post-viaje", donde profesionales especialistas en medicina tropical visitan a personas que han viajado o migrantes que vuelven de zonas tropicales o subtropicales con algún tipo de síntoma relacionado con el viaje.

Sabemos que alrededor de un 10% de los viajeros que se visitan en centros de atención "pre-viaje" también buscan atención médica después del viaje. Los motivos de consulta son muchos, pero los más comunes son diarrea, fiebre y lesiones cutáneas. Es de especial importancia la fiebre, ya que causa el 28% de las consultas post viaje y puede ser síntoma de varias enfermedades. Las causas de fiebre en personas que han viajado son múltiples, y de entre ellas, algunas potencialmente letales si no son tratadas (como por ejemplo, la malaria). Buscar atención médica especializada es de vital importancia en estos casos.

Los motivos de consulta son muchos, pero los más comunes son diarrea, fiebre y lesiones cutáneas. Es de especial importancia la fiebre, ya que causa el 28% de las consultas post viaje y puede ser síntoma de varias enfermedades

En el mundo globalizado en que vivimos, entran nuevos actores en juego como las denominadas "enfermedades emergentes o re-emergentes". Cada vez oímos más hablar de ellas, pero ¿qué significa realmente que una enfermedad es emergente o re-emergente? Las enfermedades emergentes son enfermedades nuevas, o enfermedades conocidas que aparecen en otras áreas por primera vez o que presentan manifestaciones desconocidas. Las reemergentes en cambio, son enfermedades ya conocidas o controladas que vuelven a aparecer, como podría ser el caso del sarampión en Estados Unidos.

En los últimos años, se han producido brotes o epidemias de enfermedades virales transmitidas por mosquitos, también denominadas enfermedades arbovirales (en inglés, arthropode-borne viruses) en muchas regiones del mundo. Entre estas enfermedades destacan el dengue, el zika o el chikungunya. Estos brotes no afectan sólo países endémicos, como es el caso del brote de Zika que se produjo en América del Sur entre 2015 y 2016, sino que también han llegado a Europa, donde no se habían documentado casos de transmisión autóctona en 55 años . El año 2018 se produjeron los primeros casos de dengue de transmisión local en Francia y en España (con seis casos declarados), que se añadían a los brotes de chikungunya registrados en años anteriores en Francia y en Italia.

En los últimos años, se han producido brotes o epidemias de enfermedades virales transmitidas por mosquitos, también denominadas enfermedades arbovirales, en muchas regiones del mundo

La existencia de casos de estas enfermedades entre personas que han viajado, unida a la presencia del mosquito tigre (Aedes albopictus), capaz de transmitir arbovirosis, lleva a que España se haya considerado una zona de riesgo para la introducción y transmisión autóctona de estas enfermedades.

Mosquito tigre ('Aedes albopictus')

En Cataluña, por ejemplo, se han confirmado un total de 700 casos de arbovirosis en personas que habían viajado a zonas de riesgo: 371 de dengue, 183 de zika y 146 de chikungunya. En noviembre pasado la Agencia de Salud Pública de Cataluña reportaba un primer caso de dengue autóctono en un residente en el Barcelonès Nord que no había viajado a ninguna zona de riesgo.

En esta situación, es de vital importancia tener sistemas de vigilancia que permitan la rápida detección de casos y evitar posibles transmisiones autóctonas. El protocolo para la vigilancia y el control de las arbovirosi transmitidas por mosquitos en Cataluña establece la vigilancia específica de los casos humanos y del mosquito transmisor.

Es de vital importancia tener sistemas de vigilancia que permitan la rápida detección de casos y evitar posibles transmisiones autóctonas

Desde el Servicio de Salud Pública de la Diputación de Barcelona, ​​por ejemplo, cuando hay casos confirmados de arbovirosi se presta apoyo para la inspección entomológica aquellos ayuntamientos de la demarcación territorial de Barcelona (excepto Barcelona ciudad) en el marco del convenio con el Servicio de Control de Mosquitos del Baix Llobregat. Ahora bien, el primer paso en la vigilancia de estas enfermedades es que en caso de que nos encontremos mal después de haber regresado de un viaje, acudamos al centro de salud e informemos de los destinos donde hemos estado.