La salud: ¿un derecho o un privilegio?

La salud: ¿un derecho o un privilegio?

06.6.2014
image alt

Todavía estamos sufriendo las consecuencias de una crisis financiera que ha atravesado las fronteras con la celeridad propia de una enfermedad infecciosa —y muy contagiosa—, como consecuencia de la interdependencia de los estados. Una crisis económica que llegó en un momento álgido para la salud y el desarrollo en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Desde la aprobación por unanimidad de la resolución de las Naciones Unidas apoyando la Cobertura Sanitaria Universal e instando a los gobiernos a adoptar medidas que garanticen a todos el acceso a servicios sanitarios asequibles y de calidad, esta ha ido ganando terreno en muchos países en vías de desarrollo mientras que, al mismo tiempo, la crisis económica provocaba retrocesos y limitaba el acceso a la salud en algunos países, poniendo en entredicho el modelo y su viabilidad.

¿Qué papel juega la economía de un país en el funcionamiento de los sistemas sanitarios? ¿Cómo se financia lasalud? Si se recorta en servicios sanitarios en los países ricos, ¿qué puede pasar en los más necesitados? Nos enfrentamos, verdaderamente, a un problema de modelo?

La salud es el camino hacia el desarrollo de las naciones y también hacia el desarrollo económico y ya hemos visto en crisis anteriores que desinvertir en aspectos sociales tiene importantes consecuencias. Aprender de anteriores errores cometidos nos debería llevar, en momentos de dificultades económicas, a aumentar las inversiones en las personas y en los servicios públicos, garantizando la equidad, la efectividad y la eficiencia de todas las intervenciones sanitarias para promover bienestar y seguridad en la sociedad y así fortalecer el desarrollo.

Las aportaciones de fondos públicos para financiar los sistemas sanitarios que garanticen el acceso a la salud a toda la población se han visto reducidas últimamente, permitiendo la implicación y expansión de modelos privados y alejando a los gobiernos de sus objetivos esenciales: proteger y garantizar las necesidades básicas de sus habitantes, entre ellas, la salud.

¿Cuál es el papel de los gobiernos en garantizar este acceso y en contribuir a financiarlo? ¿Y el de los organismos internacionales? ¿Y el de la población, a la hora de reclamar su derecho a la salud en un mundo cada vez más participativo? ¿Es una responsabilidad compartida?

Las políticas internacionales juegan un paper fundamental en el bienestar social y deberían ser capaces de ir más allá de la prosperidad económica. Los tiempos actuales no son fáciles, el futuro es incierto y la financiación de los sistemas sanitarios es un gran desafío al que nos tenemos que enfrentar.

En la Escuela de Verano de Salud Global de Barcelona Health by System: The Role of Health Systems and the Path to Universal Health Coverage nos proponemos el reto de comprender el funcionamiento de los sistemas de salud en el contexto del objetivo de la Cobertura Sanitaria Universal de la Organización Mundial de la Salud, analizando su funcionamento, su evolución, sus carencias y los retos que suponen en todo el mundo, así como el papel clave que juegan en el acceso equitativo a la salud.

"Considero que la Cobertura Sanitaria Universal es el concepto más poderoso que la salud pública puede ofrecer. La Cobertura Universal nos implica a todos. Permite unificar servicios y ofrecerlos de manera global e integrada, basada en la Atención Primaria de Salud". Dra Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud.

Más información

The World Health Report