La lucha del sistema de salud keniano

La lucha del sistema de salud keniano

26.10.2017
image alt

En Kenia, el personal sanitario del sector público suele estar desbordado, no dispone de los recursos necesarios, recibe un salario insuficiente y sus oportunidades de prosperar son escasas

Hace seis meses que finalizó la huelga de médicos en Kenia. Después de 100 días, el sindicato de médicos y el gobierno acordaron firmar un nuevo convenio colectivo con el fin de mejorar los salarios y las condiciones laborales. En estos momentos, una huelga del personal de enfermería está entrando en su tercer mes, debido a la falta de seguimiento y compromiso por parte del Gobierno en la implementación de un convenio colectivo negociado anteriormente, dirigido también a mejorar salarios y condiciones laborales.

Foto: USAID U.S. Agency for International Development, vía Wikimedia Commons

Hay un médico por cada 10.000 habitantes, y la mayoría pertenece al sector privado

Ambas huelgas han provocado la paralización del sistema sanitario público, hasta el punto de que no haya ingresos en la mayoría de los centros sanitarios públicos de Kenia y de que se tenga constancia de un aumento de los casos de mortalidad materna en algunas zonas del país. En Kenia, el personal sanitario del sector público suele estar desbordado, no dispone de los recursos necesarios, recibe un salario insuficiente y sus oportunidades de prosperar son escasas. Todo este revuelo por parte del personal sanitario muestra las frustraciones acumuladas durante años y destaca una gobernanza y liderazgo deficientes respecto al sistema sanitario, siendo ambas piezas fundamentales para un sistema sanitario eficiente e inclusivo.

Cada año, alrededor del 40% de los médicos que se licencian se marchan a otros países debido a la falta de oportunidades

Kenia aparece en la lista de los países con escasez crítica de personal sanitario de la OMS. A nivel nacional, hay un médico por cada 10.000 habitantes, y la mayoría pertenece al sector privado. Cada año, alrededor del 40% de los médicos que se licencian se marchan a otros países debido a la falta de oportunidades para el desarrollo profesional y las malas condiciones laborales, entre otras razones.

La atención primaria de la salud es una de las claves para reducir la mortalidad y la morbilidad (...), sin embargo, es la que menos financiación recibe

A finales del año pasado, el Ministerio de Sanidad se vio envuelto en un escándalo de corrupción por apropiación indebida de más de 5 millones de dólares del presupuesto sanitario. En un segundo plano, la financiación destinada a la salud continúa en aproximadamente el 6% del producto interior bruto del país, en comparación con el objetivo acordado del 15% en la Declaración de Abuja. Según las Cuentas nacionales de salud de Kenia 2009/10, del gasto sanitario total en el país, el 29% lo aporta el Gobierno, el 34% proviene de donantes y el 37%, del sector privado. De estos fondos, el 60% se destina a hospitales; el 20%, a centros sanitarios, dispensarios, clínicas y farmacias y el 14%, a programación de salud pública. Estos datos indican un sistema sanitario reactivo más que preventivo. Se ha demostrado que la atención primaria de la salud es una de las claves para reducir la mortalidad y la morbilidad, además de los costes para pacientes y personal sanitario; sin embargo, es la que menos financiación recibe.

Foto: DFID - UK Department for International Development via Wikimedia Commons

A todo lo anterior se suma que los intentos de manejar los determinantes sociales no han sido los adecuados; de ahí los deficientes resultados respecto a la salud: agua y condiciones sanitarias peligrosas, urbanización poco saludable, desigualdad de género y bajos niveles educativos. Esto significa que los pacientes, a pesar de que puedan acceder a la atención en un centro sanitario, acaban volviendo al mismo entorno que probablemente les ha causado su mala salud.

Los pacientes, a pesar de que puedan acceder a la atención en un centro sanitario, acaban volviendo al mismo entorno que probablemente les ha causado su mala salud

En vista de esta situación, es obvio que existe y urge la necesidad de mejorar el liderazgo y la gobernanza para presionar a favor de reformas sanitarias saludables que rebasen todos los aspectos de la salud (curación, prevención y promoción) y que, al mismo tiempo, tengan en cuenta los determinantes sociales de la salud. Para conseguirlo, será necesario un enfoque sólido por parte de los actores implicados, con el objetivo de implementar eficazmente intervenciones integradas con el Gobierno al cargo.

Espero que el Gobierno keniano dé un paso adelante y se ocupe de esta situación para evitar más sufrimiento, muertes e inequidades

Ruanda es un buen ejemplo, ya que los esfuerzos del Gobierno por conseguir un sistema sanitario universal han sido significativos, lo cual ha derivado en la reducción de la mortalidad materna, aumento de la cobertura del seguro médico y un sólido sistema de atención primaria de la salud. La salud es un derecho humano que requiere la administración del Estado para asegurar que, sin importar el actor que influya en la salud directa e indirectamente, la salud y el bienestar de las personas siempre sea una prioridad. Además, una población sana supone un instrumento crucial para lograr el crecimiento económico. Por tanto, espero que el Gobierno keniano dé un paso adelante y se ocupe de esta situación para evitar más sufrimiento, muertes e inequidades.