La salud global es un asunto de seguridad

La salud global es un asunto de seguridad

27.2.2018
image alt

La salud global, ¿debe tratarse como una cuestión de seguridad?

¿Es el enfoque de seguridad en la mayoría de los problemas de salud un aspecto positivo o negativo para una gobernanza de salud global efectiva? Las palabras destacadas de esta pregunta son "enfoque de seguridad" y "efectiva". Por tanto, la pregunta se puede simplificar en si calificar la salud como una estrategia de seguridad resultaría beneficioso. La respuesta a esta cuestión, según varios expertos, es tanto "sí" como "no".

Una consecuencia de declarar que un asunto supone una amenaza para la seguridad es la creación de una sensación de inseguridad

No, en el sentido de que como el interés se centra en el resultado del proceso, el enfoque de seguridad en sí acaba teniendo consecuencias negativas. Por ejemplo, según Didier Bigo, una consecuencia de declarar que un asunto supone una amenaza para la seguridad es la creación de una sensación de inseguridad. En sus escritos sobre migración, sostiene que la seguridad provoca inquietud e incertidumbre entre los migrantes; es decir, habar de seguridad en referencia a la migración otorga a los políticos poder para limitar la libertad de circulación. En Francia, los migrantes se consideran fanáticos religiosos; en Alemania, revolucionarios y desviados; y en el Reino Unido, alborotadores que no respetan la conducta social decente. Además, Bigo también sostiene que el resultado de esto es que el migrante se convierte no solo en un enemigo público por infringir la ley, sino también en un enemigo privado por burlar la voluntad de los políticos.

Por otra parte, una vez se le da enfoque de seguridad a un asunto, "se enfrenta a un aumento de consideración e importancia; nos inclinaremos más a dedicar parte de nuestros recursos limitados a nuestra propia protección contra esa amenaza percibida. Como resultado, se tomarán medidas, aunque solo sean declaratorias". Este es el caso en Asia desde la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2003. Tal y como se muestra en la siguiente tabla, aparte de Camboya y Malasia, el gasto gubernamental en salud aumentó en Asia entre los años 2003 y 2006.

Tabla: Gasto en atención sanitaria en Asia en 2003 y 2006

 

 

País

2003

2006

PNB (PPA $)

Gasto gubernamental en salud (% del gasto total)

Gasto gubernamental en salud (PPA $)

PNB (PPA $)

Gasto gubernamental en salud (% del gasto total)

Gasto gubernamental en salud (PPA $)

Camboya

1.080

14,8

49

1.550

10,7

43

China

3.200

1

92

4.660

9,8

144

Indonesia

2.700

4,8

31

3.310

5,3

44

Japón

27.790

17,1

1.812

32.840

17,7

2.067

Malasia

9.620

8,6

250

12.160

7

226

Filipinas

2.800

5,4

70

3.430

6,4

88

República de Corea

18.590

9,1

535

22 990

11,9

819

Singapur

34.140

6,8

383

43.300

5,4

413

Tailandia

5.970

13,5

205

7.440

11,3

223

Vietnam

1.750

5,5

51

2310

6,8

86

Fuente: Basado en datos de la Organización Mundial de la Salud.

Notas: PNB = Producto Nacional Bruto, PPP = Paridad del poder adquisitivo (PPA).

Antes de la crisis del SRAS, el Gobierno chino gastó relativamente poco en salud pública; solo un 1% del gasto gubernamental total se dirigió a este sector en 2003, el porcentaje más bajo para cualquier Estado asiático; por eso no es de extrañar que China se viera abrumada por la epidemia del SRAS.

Además, es cierto que algunos temas de salud se pueden abordar dentro de las fronteras nacionales, pero algunas enfermedades infecciosas pueden superar la capacidad estatal, como el brote del ébola en África occidental en 2014 y el SRAS en Asia en 2003. En algunos casos, el modo en que los Estados abordan el tema de salud pública provoca el pánico entre la ciudadanía. Por ejemplo, en Liberia, durante el brote del ébola, las intervenciones impuestas por el Estado incluían la incineración de los cadáveres y la aplicación de medidas de cuarentena para individuos asintomáticos. Aunque la intención era contener el brote, en realidad provocaba miedo y estigmas involuntarios porque las fuerzas militares solían imponer la cuarentena y el Estado no gestionaba adecuadamente las incineraciones, ya que aquellos que podían permitírselo pagaban por enterrar a su fallecidos, "mientras que los pobres se veían forzados a mantener el cadáver en casa o a esperar a los enterradores y enviar el cadáver al crematorio".

Algunos problemas de salud, en particular los brotes de enfermedades infecciosas, suponen una amenaza para la seguridad porque pueden derivar en muertes y ocasionar daños a nivel mundial

Al comprender el hecho de que la seguridad de algunos asuntos puede plantear consecuencias negativas, como en el caso de los migrantes, yo diría que los asuntos de salud deben recibir la atención necesaria que merecen. Por tanto, en conclusión, y considerando lo anterior, creo que la securitización gradual de los temas de salud es un avance positivo para la gobernanza de la salud global eficaz. Algunos problemas de salud, en particular los brotes de enfermedades infecciosas, suponen una amenaza para la seguridad humana porque pueden derivar en muchas muertes y ocasionar muchos daños a nivel mundial. Por tanto, es necesario darle un efnoque de seguridad a dichos temas para darles la atención necesaria, especialmente porque que la salud no es solamente un derecho humano, sino también un recurso escaso que necesita ser protegido y por el que merece la pena luchar.


Esta entrada es una respuesta a: