Cumbre de París: ¿Podría un grupo de observadores influenciar las negociaciones climáticas?

Cumbre de París: ¿Podría un grupo de observadores influenciar las negociaciones climáticas?

22.12.2015
image alt

Existe una clara división entre los participantes de la COP21: o bien eres un partido miembro de la Convención (un distinguido delegado representante de un estado que ha ratificado el mandato de la UNFCCC), o bien eres un observador o un reportero de prensa. Cabe mencionar que yo pertenezco al segundo grupo.

Como observador tu libertad de movimiento es limitada, y también lo es tu capacidad de influencia. Es así, ya que a pesar de que en la última cumbre de alto nivel de Naciones Unidas los jefes de Estado hicieron un llamamiento a la necesidad de desarrollar procesos abiertos y inclusivos, las negociaciones finales de la COP21 fueron reuniones cerradas a los miembros observadores, y por supuesto, a la prensa.

Un grupo de observadores de la UPC entró en la Cumbre para abogar por la justicia ambiental y poner en la agenda el concepto de Presupuesto Global de Carbono

Por tanto,  descartada la opción de mediar en las negociaciones bilaterales entre los estados miembros de la Convención y la presidencia, ¿Qué podíamos hacer para abogar por la justicia ambiental e influir en el texto de París?

Anticipándose a los acontecimientos el grupo con el que trabajo, el Grupo de Gobierno del Cambio Climático (GGCC) de la Universidad Politécnica de Catalunya, decidió que de entre todas las opciones posibles, la mejor elección era crear un Grupo de Amigos. La idea funcionó para el tratado contra las minas terrestres así que ¿porqué no internarlo con el cambio climático?

 

Así pues, en junio de 2015, durante las reuniones previas a la COP21, creamos el “Grupo de Amigos para una Mitigación Fuerte, Distribuyendo el Presupuesto Global de Carbono bajo un Criterio de Justicia Climática”. El objetivo principal de este grupo es influenciar en el texto de Paris y las decisiones posteriores. El grupo compartía los objetivos de mantener el concepto de Presupuesto Global de Carbono en el acuerdo final y la distribución de éste siguiendo el criterio desarrollado por el GGCC, el secretariado del grupo.

Siendo un pequeño grupo universitario, los negociadores nacionales eran la única vía para influenciar en el texto.  Nos acercamos a ellos en los pasillos y organizamos side-events

Nuestro Grupo de Amigos, formado por Armenia, Bolivia, Etiopía y El Salvador, trabajaron para impulsar el Concepto de Presupuesto Global de Carbono, el cual fue introducido en el texto por Bolivia.

Este concepto hace referencia al número total de emisiones que pueden ser lanzadas a la atmosfera sin exceder el tope de dos grados. La inclusión de este concepto en el Acuerdo habría significado tener un texto mucho más ambicioso con un objetivo claro a largo plazo.

Nos habría llevado de las INDCs (las Contribuciones Intencionadas Determinadas Nacionalmente, siglas en inglés) a un tope numérico global que habría asegurado que el calentamiento de la tierra no fuera superior a los dos grados. Esto habría significado un cambio revolucionario en la manera de gobernar el cambio climático.

Siendo un pequeño grupo de origen universitario, los negociadores nacionales eran nuestra única vía para llegar a influir en el texto. Saltándonos un poco las normas no escritas de la ONU, contactamos con los delegados nacionales de alrededor del mundo acercándonos a ellos en los pasillos. Para incrementar nuestra visibilidad como Grupo de Amigos, organizamos una serie de side-events y open dialogues, utilizando estos espacios para introducir a otros delegados nacionales la importancia del concepto Presupuesto Global de Carbono.

Hasta qué punto nuestro trabajo influenció las negociaciones no está del todo claro. El hecho de que las últimas reuniones fueran cerradas a los observadores hizo que aún fuera más difícil el seguimiento de nuestro posible éxito. El hecho es que aún siendo un concepto relativamente desconocido para los negociadores en las reuniones previas a la COP, el concepto de Presupuesto Global de Carbono hizo su recorrido a través de las negociaciones: su importancia fue remarcada por Nicaragua en el Plenario Final. Así pues, aunque no se incluyó en el Acuerdo Final de París, el Presupuesto Global de Carbono estuvo presente hasta el final en la COP21.