Ciudades más verdes, gente más sana

Ciudades más verdes, gente más sana

07.1.2014
image alt

Estudios recientes han demostrado que los habitantes de zonas más verdes viven más; tienen menos riesgo de enfermedad cardiovascular, obesidad, problemas de salud mental y resultados adversos en el nacimiento como bajo peso al nacer; sus hábitos de sueño son mejores y se recuperan con mayor facilidad de las enfermedades. Además, se ha insinuado que reduce la agresividad y la delincuencia. Al parecer los beneficios son mayores para los barrios más marginados y las mujeres.

Los mecanismos subyacentes que se han propuesto son aumento de la actividad física y la cohesión o contactos sociales, posible disminución del estrés o mejor restablecimiento y reducción de las exposiciones ambientales como contaminación atmosférica, ruido y temperatura. Pero su contribución todavía es incierta y, generalmente, se han estudiado de forma aislada.

Soy el coordinador del proyecto PHENOTYPE de CREAL, financiado a través de la CE, que investiga las interconexiones entre entornos naturales exteriores. PHENOTYPE estudia los mecanismos subyacentes propuestos simultáneamente en cuatro ciudades europeas (1.000 sujetos en cada una) y examina en 16 poblaciones los efectos en la salud (p. ej., salud general y bienestar, desarrollo del sistema nervioso o salud mental, estrés, problemas cardiovasculares, mortalidad y morbilidad por problemas respiratorios y cáncer, resultados en el nacimiento y obesidad) para diferentes grupos de población (p. ej., mujeres embarazadas o fetos, grupos de diferentes edades, estatus socioeconómico, grupos étnicos y pacientes). Este proyecto pone en práctica métodos de alta tecnología convencionales e innovadores como SIG, teledetección y telefonía inteligente (100 sujetos en cada ciudad) para describir el medio natural en cuanto a calidad y cantidad. Se abarcan los efectos tanto preventivos como terapéuticos del contacto con el medio natural. PHENOTYPE, además, aborda las implicaciones para la planificación de la utilización del suelo y la gestión de zonas verdes.

También se está trabajando en zonas verdes y salud en otros proyectos financiados por la CE, como el proyecto BREATH —que investiga el efecto en la función cerebral de los niños— y el proyecto HELIX —como parte de la construcción del «exposoma» de los primeros años de vida—, y en la cohorte de nacimiento del proyecto INMA.

Todo este trabajo informará, entre otros, a responsables políticos y de planificación urbana y gestores de espacios, con la esperanza de que introduzca mejoras en el entorno urbano incluyendo zonas verdes que se espera que conduzcan a una mejora de la salud. Ciudades más verdes, gente más sana.

*Mark Nieuwenhuijsen, Coordinador del proyecto PHENOTYPE (CREAL)