Investigación

Si queremos acabar con la pandemia hay que mejorar la cooperación global

La Comisión Lancet COVID-19, con participación de ISGlobal, hace un llamamiento a la cooperación multilateral

18.02.2021
ISGlobal Comision Lancet COVID-19
Foto: Ho Chi Minh (Vietnam). Pete Walls / Unsplash

La Comisión Lancet COVID-19 , que tiene como objetivo ayudar a los gobiernos, la sociedad civil y los organismos multilaterales a responder a la pandemia de la COVID-19 de manera equitativa y sostenible, ha publicado un manifiesto en el que detalla las tres prioridades que hay que abordar si queremos poner fin a la pandemia en 2021: 1) contención de la transmisión, 2) vacunación rápida y 3) mayor financiamiento de emergencia, ya sea a través de COVAX, del Fondo Monetario Internacional (FMI) o de bancos multilaterales de desarrollo. Solo a través de una mejor cooperación global se lograrán estos objetivos, afirma la Comisión.

Bajo el liderazgo de Jeffrey Sachs y de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés), la Comisión está integrada por personas expertas de diferentes países y disciplinas –entre las que se encuentran tres representantes del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) – que se dividen en 12 grupos de trabajo, cada uno de los cuales se centra en un aspecto específico de la pandemia. Así, Denise Naniche, directora científica de ISGlobal, forma parte del grupo de trabajo sobre vacunas y terapias, mientras que Josep M. Antó, senior Research Professor, lo hace del grupo de trabajo sobre recuperación verde, y Jeffrey Lazarus, jefe del grupo de investigación en sistemas de salud, se encuentra en el grupo de trabajo de medidas de salud pública para acabar con la pandemia.

El grupo de trabajo sobre vacunas y terapias publicó recientemente un comentario en la revista The Lancet sobre las necesidades y los desafíos que los países de renta baja y media tienen en el campo de la inmunización y las terapias. En línea con el último manifiesto publicado, el grupo alertaba de que el 80% de las poblaciones de los países de renta baja y media no se beneficiarán de las vacunas COVID-19 proporcionadas por COVAX, y de que es necesario un mayor apoyo global a las instituciones multilaterales para facilitar la inmunización a nivel mundial.