Investigación

Identifican el dominio de una proteína de 'Plasmodium falciparum' que puede jugar un papel clave en la malaria grave

El estudio abre la vía a intervenciones terapéuticas basadas en anticuerpos que inhiban la interacción entre la proteína del parásito y su receptor humano

15.11.2016
Foto: NIH

Una proteína del parásito Plasmodium falciparum, expresada en la superficie de glóbulos rojos infectados por el mismo, podría ser un mediador clave en la patología vascular de la malaria grave al unirse al receptor gC1qR, según un estudio liderado por investigadores de ISGlobal.  Los resultados del estudio, publicados en la revista Plos Pathogens, abren la vía a intervenciones terapéuticas basadas en anticuerpos que inhiben dicha interacción.

La mortalidad por malaria grave sigue siendo inaceptablemente elevada, a pesar de la administración de antimaláricos eficaces. Aunque los factores que determinan el desenlace de la malaria son en parte desconocidos y dependen tanto del huésped como del parásito, se sabe que la retención de glóbulos rojos (eritrocitos) infectados en órganos vitales juega un papel clave. Dicha retención depende de la interacción entre el parásito y receptores expresados por los vasos capilares del huésped, y se piensa que las múltiples proteínas del parásito expresadas en la superficie de eritrocitos infectados (PfEMP1s) juegan un papel importante en el proceso de adhesión al endotelio vascular.   

En este estudio, los autores buscaron identificar cuál de las muchas variantes de PfEMP1 es capaz de unirse a gC1qR, un receptor expresado por diferentes células humanas y previamente asociado a las formas más graves de malaria. Los resultados, obtenidos a partir de más de 80 aislados de P falciparum de niños mozambiqueños con o sin malaria grave, así como de una línea cultivada del parásito, indican que la variante DC8 de la familia de PfEMP1s se une a gC1qR mediante un dominio conservado de la proteína. Además, encontraron que anticuerpos contra dicha región pueden inhibir la unión a gC1qR, independientemente de la cepa del parásito, lo cual abre la vía a nuevas intervenciones terapéuticas contra la malaria grave.  

Los niños menores de cinco años representan una de las poblaciones más vulnerables a la malaria. De las 438.000 muertes estimadas por malaria en el 2015, alrededor del 69% fueron niños menores de cinco años.  

Referencia

Magallón-Tejada A, Machevo S, Cisteró P, et al. Cytoadhesion to gC1qR through Plasmodium falciparum Erythrocyte Membrane Protein 1 in Severe Malaria. PLoS Pathog. 2016 Nov 11;12(11):e1006011.