¿Qué ha funcionado mal con el IPTi?

¿Qué ha funcionado mal con el IPTi?

21.10.2014
image alt

En el primer ensayo clínico, IPTi mostró una eficacia protectora de aproximadamente el 60%, lo que es comparable al de una vacuna

Hace unos años, un amplio grupo de investigadores de varios centros biomédicos de todo el mundo unieron sus esfuerzos para demostrar la seguridad y la eficacia del Tratamiento Intermitente de la Malaria en niños (IPTi, por sus siglas en inglés), una nueva estrategia de prevención que consistía en la administración de pequeñas cantidades de un antimalárico (sulfadoxina-pirimetamina – SP) a niños por medio del Programa Expandido de Inmunización rutinario. La creciente atención prestada a esta prometedora medida de prevención fue la consecuencia de los abrumadores resultados del primer ensayo clínico de IPTi llevado a cabo en Tanzania. En él, IPTI mostró una eficacia protectora de aproximadamente el 60%, lo que es comparable al de una vacuna.

Hasta ahora, ningún país de África Subsahariana ha puesto en marcha el IPTi

En 2003, con el objetivo de acelerar la traslación del hallazgo en políticas sanitarias, se creó el consorcio IPTi. Además de los investigadores, al Consorcio se sumaron un cierto número de actores clave: la OMS, como fundadora, y UNICEF, entre otros. En paralelo, se creó una Plataforma de Políticas en la OMS.

Se pusieron en marcha varios ensayos clínicos en diferentes zonas del África Subsahariana y Papúa Nueva Guinea. Y no sólo se evaluó la eficacia de la intervención, también su aceptabilidad y su coste-eficacia. Al menos para el África Subsahariana, los resultados de los ensayos clínicos mostraron un nivel de eficacia más bajo al compararse con el de Tanzania: un análisis combinado de seis ensayos señaló una eficacia de en torno al 30%. A pesar de su limitada eficacia, IPTi era una intervención segura, aceptable y coste-efectiva capaz de prevenir un alto número de casos de malaria y resultaba muy buena en el contexto de una enfermedad que todavía no se puede prevenir con una vacuna.

Aunque el camino que llevaba a trasladar IPTi en políticas de salud no era sencillo, en 2009 la OMS recomendó su implementación en África Subsahariana en áreas de transmisión moderada a alta, donde la resistencia del parásito a SP no era alta y bajo el requisito de que su puesta en marcha no perjudicara otras intervenciones contra la malaria, como la distribución de redes mosquiteras o el rociado residual intradomiciliario.

El curso corto sobre Sistemas Sanitarios, Políticas y Economía de la Salud debatirá sobre IPTi y otros retos de salud parecidos

Hasta ahora, ningún país de África Subsahariana ha puesto en marcha el IPTi.

¿Qué ha sucedido? ¿Qué ha funcionado mal? Se han propuesto varias hipótesis:

¿Había en el Consorcio demasiadas organizaciones con objetivos diferentes? ¿Había demasiadas ambiciones personales que prevalecieron sobre la consecución de un objetivo común? ¿Se dieron conflictos de intereses? Todos estos factores podrían haber tenido alguna influencia. A pesar de ser una estrategia que requería un aumento extremadamente bajo de recursos, probablemente era necesario comprender los problemas de los sistemas de salud y cómo saltar de la eficacia a la efectividad con esta estrategia en contextos diferenciados; pero sólo un estudio se centró en ese aspecto.

Más información

Este y otros retos de salud parecidos serán tratados en el curso corto sobre Sistemas Sanitarios, Políticas y Economía de la Salud. La inscripción está abierta.