ISGlobal | Barcelona Institute for GlobalHealth

Banner blog Health Is Global

Un espacio abierto a todas aquellas ideas que persigan un acceso equitativo a la salud. En todo el mundo.

New Drugs for the Treatment of Tuberculosis in Children

Nuevos fármacos para tratar la tuberculosis en niños

La OMS ha actualizado la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales que aporta varias novedades en el campo de la tuberculosis

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales (LME) que aporta varias novedades en el campo de la tuberculosis (TB). Esta publicación establece el listado de los medicamentos mínimos necesarios para un sistema de salud básico y sirve como guía en muchos países para incrementar el acceso a fármacos.

Incluye, por primera vez, el uso de formulaciones pediátricas en dosis fijas combinadas para tratar la TB en niños, así como el nuevo fármaco delamanid para la TB multirresistente en niños

En esta última edición, se incluyen 30 nuevos medicamentos para adultos y 25 pediátricos, sumando un total de 433 fármacos esenciales para el tratamiento de las principales enfermedades prioritarias. Incluye, por primera vez, el uso de formulaciones pediátricas en dosis fijas combinadas (DFC) para tratar la tuberculosis en niños, así como el nuevo fármaco delamanid para la TB multirresistente (MDRTB) en niños mayores de 6 años. Se trata de dos novedades fundamentales que abordan un problema de salud global de importancia creciente: la tuberculosis en la población infantil, una de las enfermedades incluidas en las metas de salud de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Cada año en el mundo, un millón de niños desarrolla TB y más de 200.000 mueren a causa de esta enfermedad prevenible y tratable

Cada año en el mundo, un millón de niños desarrolla TB y más de 200.000 mueren a causa de esta enfermedad prevenible y tratable. Los niños tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad tras ser infectados por la bacteria Mybocaterium tuberculosis. El retraso en el diagnóstico y, por tanto, en el inicio del tratamiento aumenta el riesgo de una progresión rápida de la enfermedad y consecuentemente de su mortalidad. El diagnóstico, que generalmente se basa en la identificación de la bacteria en una muestra respiratoria, es particularmente difícil en los niños, en quienes la probabilidad de identificar la bacteria es inferior al 20% de lo que se esperaría en condiciones ideales. Esto lleva a errores en el diagnóstico y contribuye a ocultar la verdadera epidemia de la tuberculosis infantil.  

La buena noticia es que, una vez diagnosticada, la TB puede tratarse y tiene cura

La buena noticia es que, una vez diagnosticada, la TB puede tratarse y tiene cura. Sin embargo, en muchos contextos y durante mucho tiempo, la mayoría de los niños no han tenido acceso a medicamentos específicos pediátricos que se ajusten a las dosis recomendadas por la OMS y cuya presentación sea adecuada para el consumo en niños. Los padres y cuidadores con frecuencia acaban partiendo y machacando múltiples pastillas de adultos que intentan disolver y hacer tragar, a pesar de su amargo sabor, todo ello durante los interminables más de 180 días que dura el tratamiento. 

La disponibilidad de estas nuevas formulaciones pediátricas, desarrolladas por la OMS con el apoyo de TB Alliance y UNITAID, (...) supone un avance sin igual

La disponibilidad de estas nuevas formulaciones pediátricas, desarrolladas por la OMS con el apoyo de TB Alliance y UNITAID, y fabricadas por el laboratorio indio Macleods, con un coste de 15,5 dólares, supone un avance sin igual en el tratamiento de esta enfermedad. Se trata de una medicina que combina dosis fijas de tres principios activos (rifampicina, isoniazida y pirazinamida), en las dosis adecuadas, según las últimas recomendaciones de la OMS, soluble y con buen sabor.

Kenia ha sido el primer país en implementar este tratamiento a nivel nacional, y más de 30 países han adoptado las nuevas fórmulas en sus recomendaciones nacionales.

A pesar de que a nivel mundial, el número de casos de TB este disminuyendo, existe un aumento proporcional los casos de TB multiresistente (MDRTB) que no responden a las combinaciones habituales de fármacos y para cuyo tratamiento son necesarias combinaciones de hasta siete medicamentos, que suman más de 20 pastillas al día, administrados durante 18 meses, y con efectos secundarios terribles incluyendo la sordera permanente, o la psicosis. Casi ninguno de los fármacos de segunda línea para el tratamiento de estas formas resistentes está disponible en formulaciones pediátricas y la investigación y desarrollo (I+D) de estos tratamientos es una necesidad imperiosa, además de un imperativo moral.

Foto de Andalu Vila San Juan

Bajo el argumento de que la problemática de la TB multirresistente está cubierto en otros programas específicos, ésta ha sido excluida de la lista de “patógenos prioritarios” resistentes a antibióticos publicada por la OMS a principios de este año. Esta lista tiene como objetivo identificar bacterias altamente peligrosas para la salud humana para las que se necesitan urgentemente nuevos antibióticos y busca promover la I+D de nuevos antibióticos que combatan el creciente problema mundial de la resistencia a los antimicrobianos.

La exclusión de la TB (en la lista de “patógenos prioritarios” resistentes a antibióticos de la OMS) está claramente injustificada

La exclusión de la TB está claramente injustificada ya que contradice la evidencia epidemiológica a nivel mundial, que apunta a que la TB es la causa principal de muerte por patógenos resistentes a nivel global, lo que supone más de un 25% de los 10 millones de muertes que serán causados por agentes resistentes hasta el 2050. Excluir a la TB tiene efectos nefastos y tangibles sobre una posible financiación, ya de por si muy deficiente, y que es a día de hoy menor de lo que fue en el pico de la recesión económica. Esto se ve reflejado en el hecho de que en los últimos casi  50 años sólo han salido al mercado dos nuevos fármacos para la TB (bedaquilina and delamanid). 

Los niños son centrales para el cumplimiento de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible y, para ello, es necesario un mayor compromiso político con la agenda de I+D, que aborde los principales retos de salud en la población pediátrica, y la TB es uno de ellos.



Nota: Las personas que integran ISGlobal persiguen ideas innovadoras con total independencia. Las opiniones expresadas en este blog son, por tanto, a título personal y no necesariamente reflejan el posicionamiento institucional.

Elisa López

Medical Research Fellow

Lo más leído