ISGlobal | Barcelona Institute for GlobalHealth

Banner blog Health Is Global

Un espacio abierto a todas aquellas ideas que persigan un acceso equitativo a la salud. En todo el mundo.

Can Climate Forecasts Also Predict Disease Outbreaks?

¿Puede la información climática predecir brotes de enfermedades?

En un estudio reciente, utilizamos pronósticos climáticos para predecir el riesgo de una epidemia de dengue

Las personas que se encargan de tomar decisiones en contextos de escasez de recursos se enfrentan a la tarea desalentadora de hacer presupuestos al comienzo de cada año fiscal para las emergencias imprevistas. La advertencia anticipada de cuándo se pueden producir ciertos desastres, desde inundaciones extremas hasta brotes de dengue o zika, podría ayudar enormemente a las autoridades en salud pública a movilizar recursos hacia las personas más necesitadas.

El clima tiene un efecto importante en las enfermedades transmitidas por mosquitos, como el zika, el dengue y el chikungunya. En zonas propensas a epidemias como Ecuador, la temperatura y la lluvia impulsan la proliferación de mosquitos y virus.

En un estudio reciente, utilizamos previsiones climáticas para predecir el riesgo de una epidemia de dengue en la ciudad costera de Machala en 2016, después de uno de los episodios más fuertes registrados de El Niño.

En Ecuador y otros países de las Américas, el dengue ha reemplazado la malaria como la causa predominante de enfermedades transmitidas por mosquitos. La carga es mayor en las zonas costeras de las tierras bajas y densamente pobladas. Los virus del Chikungunya y del Zika, que se propagan por el mismo mosquito que el dengue, entraron recientemente en el país. Desde que la epidemia de zika comenzó a extenderse en las Américas, se han detectado 3.842 casos sospechosos y 1.848 casos confirmados de infección por el virus del Zika y cinco casos confirmados de síndrome congénito (microcefalia) asociados con zika en Ecuador.

La posibilidad de grandes brotes de dengue, chikungunya y zika depende de una combinación de muchos factores, incluyendo un gran número de mosquitos, una población susceptible, y una alta tasa de contacto mosquito-humano.

El Niño influye en los patrones climáticos mundiales, causando inundaciones, sequías y un mayor riesgo de epidemias

El Niño influye en los patrones climáticos mundiales, causando inundaciones, sequías y un mayor riesgo de epidemias de enfermedades. En Ecuador, los eventos de El Niño causan un clima más húmedo y más cálido de lo habitual.

El riesgo de epidemias por enfermedades transmitidas por mosquitos aumenta poco después de un período de fuertes lluvias, como se vio en la ciudad costera de Machala en febrero de 2016, cuando las mareas altas y las fuertes lluvias llevaron a un episodio de inundaciones extremas.

El 26 de febrero de 2016, más de 170 mm de lluvia cayeron en 10 horas, y coincidió con la marea alta, causando las peores inundaciones desde el Niño de 1997-1998. Foto: Danny Krom.

En Ecuador no existe un sistema oficial de alerta contra el dengue. Cada año, las autoridades tienden a pronosticar el mismo número de casos que en años anteriores. El objetivo de nuestro estudio fue utilizar previsiones estacionales de lluvia, temperatura y El Niño en tiempo real, emitidas a principios de año, combinadas con un modelo probabilístico de epidemias de dengue para producir fuertes estimaciones de riesgo de dengue durante todo el año.

Correctamente, pronosticamos que el pico de incidencia del dengue ocurriría tres meses antes de lo esperado

Correctamente, pronosticamos que el pico de incidencia del dengue ocurriría tres meses antes de lo esperado, en marzo de 2016, con un 90% de probabilidades de superar la incidencia media del dengue en los cinco años anteriores. Este brote de dengue, siguió de cerca las inundaciones extremas en la ciudad, que fueron pronosticadas con éxito varios meses por anticipafo por los modelos de clima.

Mediante el uso de pronósticos climáticos, el modelo podría identificar las características clave de la temporada de transmisión del dengue, como un brote anterior al normal y una segunda mitad de temporada inferior a lo normal.

Esto proporcionó una perspectiva de dengue más exacta para la próxima temporada de dengue, que confiar en las estimaciones de riesgo de referencia basadas en la incidencia de dengue en los últimos cinco años.

El huracán Patricia, parte de una intensa temporada de huracanes en 2015 en el Pacífico Norte, causada en parte por las cálidas aguas de El Niño. Foto: Observatorio de la Tierra de la NASA

La capacidad de proporcionar alertas tempranas de epidemias de dengue a nivel local tiene un valor incalculable para reducir o contener una epidemia y dar a las autoridades y comunidades locales tiempo para combatir los mosquitos.

El Ministerio de Salud, que es la institución responsable del control del dengue, podría contribuir en gran medida a la gestión de recursos escasos. Hay una gran necesidad de colaboración entre los sectores de la salud y el clima para desarrollar sistemas de alerta temprana para las enfermedades infecciosas.

Este estudio demuestra el valor potencial de incorporar la información climática en el proceso de toma de decisiones en salud pública

Si al comienzo del año se advirtiera al Ministerio de Salud que el brote de dengue ocurriría varios meses antes de lo esperado, debido a las condiciones climáticas previstas, este podría ajustar sus presupuestos y movilizar más efectivamente los recursos para fortalecer el control y la vigilancia de los mosquitos, como personal, insecticidas y vehículos. Esto también podría ayudar a movilizar a las comunidades para eliminar sitios de reproducción de mosquitos alrededor de sus casas.

La principal ventaja de este modelo de alerta temprana de dengue es el uso de las previsiones de clima y de El Niño, lo que permite hacer una predicción a principios de año para toda la temporada de dengue.

Las predicciones climáticas estacionales son más precisas durante los episodios de El Niño y La Niña, particularmente en las regiones tropicales y subtropicales. Este estudio demuestra el valor potencial de incorporar la información climática en el proceso de toma de decisiones en salud pública, no sólo en Ecuador, sino en cualquier región propensa a la epidemia, impactada por episodios de El Niño.

Más información

Lowe R, Stewart-Ibarra AM, Petrova D et al. Climate services for health: predicting the evolution of the 2016 dengue season in Machala, Ecuador. Lancet Planet Health 2017, 1:e142-51. http://dx.doi.org/10.1016/S2542-5196(17)30064-5

 



Nota: Las personas que integran ISGlobal persiguen ideas innovadoras con total independencia. Las opiniones expresadas en este blog son, por tanto, a título personal y no necesariamente reflejan el posicionamiento institucional.

Rachel Lowe

Visiting Scholar

Lo más leído