ISGlobal | Barcelona Institute for GlobalHealth

Investigación y cooperación, ejes de la lucha contra el Chagas

Investigación y cooperación, ejes de la lucha contra el Chagas

Una nueva publicación de ISGlobal destaca el liderazgo de las instituciones españolas contra esta enfermedad e insta a mantener el compromiso

Derrotar la enfermedad de Chagas es posible. Así de contundentes se muestran los autores de “Una batalla por la salud de todos. El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas”, el nuevo informe elaborado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria “la Caixa”, que pone de relieve el importante esfuerzo realizado a lo largo de los últimos años por parte de las instituciones públicas y privadas españolas contra esta enfermedad endémica de América Latina, que afecta a más de seis millones de personas en el mundo. Sin embargo, añaden, lograrlo “exigirá un esfuerzo intenso y coordinado en tres ámbitos esenciales: el apoyo a los programas nacionales para ampliar el acceso al diagnóstico y tratamiento, la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos y herramientas para controlar la enfermedad, y el intercambio de conocimiento entre las regiones afectadas y los equipos de investigación”.

La publicación, elaborada por ISGlobal con la colaboración de la Coalición Global de la Enfermedad de Chagas, detalla cómo España, el país de Europa con más personas afectadas, se ha situado en la vanguardia de la lucha contra esta enfermedad a partir de una estrategia integrada que incluye la sensibilización pública, la respuesta clínica, la investigación y la cooperación.

España ha sido pionera en afrontar los retos de la nueva situación epidemiológica en los países no endémicos y ha logrado una cobertura de tratamiento entre cinco y diez veces más alta que la media mundial, especialmente impulsada por cinco comunidades autónomas (Andalucía, Cataluña, Madrid, Murcia y Valencia). Además, la actividad investigadora de equipos españoles en el campo del Chagas es notable, un esfuerzo que está vinculado con la cooperación internacional. Con un total de 27,8 millones de euros aportados entre el 2000 y el 2015, España se convirtió en el primer donante bilateral de toda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en la lucha contra esta enfermedad, apostando por apoyar a los países endémicos más afectados y contribuyendo a cambiar la vida de miles de personas. En Bolivia, por ejemplo, la contribución española ha ayudado a duplicar el número de pacientes tratados cada año.

Entre otros logros, y gracias al apoyo español, se lanzó una versión pediátrica del benznidazol, el medicamento antiparasitario recomendado como primera línea; se han realizado ensayos clínicos con nuevos medicamentos; se ha incrementado la cobertura de tratamiento en los países en los que se ha trabajado; se han fortalecido los sistemas de salud de los países afectados; se ha investigado sobre marcadores de respuesta al tratamiento, y se ha mejorado el conocimiento de la interacción entre el afectado y el parásito.

Pese a todos estos avances, cada año siguen produciéndose alrededor de 39.000 nuevos casos en el mundo, y la inmensa mayoría de las personas afectadas sigue sin acceder al tratamiento. “Es hora de asumir con más fuerza si cabe la responsabilidad que le corresponde a nuestro país al frente de la lucha contra el Chagas”, concluyen los autores y recomiendan centrar el esfuerzo en cuatro ámbitos: 1) completar la protocolización para el control de la trasmisión en el territorio español, 2) extender la experiencia al conjunto de la Unión Europea, 3) reforzar la I+D para llenar las lagunas existentes, y 4) mantener el compromiso de la cooperación en este ámbito.

 
id=6061105
id=6093774
id=5526774
id=4017690
id=3056667
id=17210