• Malaria Elimination

    Malaria Elimination

    Through this initiative, we hope to contribute to the global effort to eliminate and eventually eradicate this life-threatening disease.

  • Maternal, Child and Reproductive Health

    Maternal, Child and Reproductive Health

    In line with the Millenium Development Goals we are working to reduce child mortality (Goal 4) and to improve maternal health (Goal 5).

  • Antibiotic Resistance

    Antibiotic Resistance

    We contribute to the understanding of the causes and risk factors for antibiotic resistance, and to the development of new drugs and vaccines

  • Chagas

    Chagas

    Our aim in this initiative is to contribute to the international effort to prevent, treat and control Chagas disease.

News & Events

Participé en una intervención de Médicos Sin Fronteras (MSF) que asistió al Ministerio de Salud nigeriano en el manejo de casos en dos ciudades en las que había pacientes con la enfermedadCuando me pidieron escribir un artículo para este blog sobre mi experiencia en Nigeria con una respuesta al ébola, no pude sino sentirme un poco extraviado. No puedo relatar la desazón ni la impotencia de mis colegas en Sierra leona o Liberia. Tampoco puedo relatar el profundo impacto a esos frágiles estados y de por si precarios sistemas de salud, ni siquiera puedo darles una mirada clínica que el volumen de haber visto a muchos pacientes podría aportar. Lo mío entonces está en disonancia con lo que pasa en estos escenarios de epidemia fuera de control. Tuve la suerte de poder participar en una intervención de Médicos Sin Fronteras (MSF) durante el mes de agosto y septiembre que asistió al Ministerio de Salud Nigeriano en particular en el manejo de casos en dos ciudades en las que había pacientes con la enfermedad.

Nigeria es un país de ingreso medio, dependiente de la exportación de recursos naturales y con problemas propios de países de este estrato: alta desigualdad social y regional, algún grado de inestabilidad política y corrupción. Tiene una población de más de 170 millones de habitantes, con ciudades de hasta 20 millones como Lagos. A mediados de julio llegó a Lagos un caso importado desde Liberia. Su diagnóstico fue tardío e infectó a 13 personas, mayoritariamente sanitarios. Los equipos de seguimiento perdieron el rastro de una de las personas que había tenido contacto con el paciente y que se trasladó a Port Hartcourt, en el estado de Rivers, en donde, a su vez, infectó a un médico que a su vez contagió a otras tres personas.

Tuvimos que evaluar a un primer sospechoso (luego confirmado) a menos de 24 horas de haber llegadoLa respuesta ofrecida por MSF en la que me tocó participar fue en el cuidado de casos en Port Hartcourt. A esta ciudad llegamos cinco expatriados cuando se alertó de una de las infecciones secundarias del caso importado desde Lagos y tuvimos que evaluar a un primer sospechoso (luego confirmado) a menos de 24 horas de haber llegado. Nos fue asignado un hospital en las afueras de la ciudad que sirvió para establecer el centro de tratamiento para pacientes con sospecha de Ébola. Se trataba de un hospital que funcionaba principalmente como maternidad y que fue necesario vaciar y reacondicionar antes de ocupar todas sus instalaciones. El Ministerio de Salud había reclutado a un grupo de médicos, enfermeros e higienistas que conformaron el grueso del personal. Nuestras primeras tareas fueron, en paralelo, la atención sanitaria de los primeros casos y el entrenamiento del personal nacional antes de poder considerarlos autónomos para seguir los abundantes protocolos de protección que implica la atención del Ébola. La respuesta que desde MSF aportábamos en el centro de tratamiento se complementaba con la coordinación, epidemiología, desinfección comunitaria, la búsqueda de contactos, la movilización social y apoyo psicológico. Fueron todos estos componentes los que permitieron un control efectivo de la epidemia en este estado incipiente. Nigeria declaró el fin de la epidemia el 19 de octubre.

Es válido cuestionarse si, en un país tan fragmentado y desigual, el control hubiera sido tan exitoso con otra puerta de entrada o con otra clase social afectadaSi la situación en el epicentro de la epidemia no mejora, Nigeria seguirá en riesgo de moderado a alto de recibir nuevos casos importados. La respuesta en este brote es una lección de que un país de nivel medio con un sistema de salud funcional puede responder de manera coordinada a un brote importado, incluso en zonas urbanas. Me pregunto, sin embargo si este éxito también pudo reflejar el punto de entrada. El paciente índice fue un diplomático que llegó en avión, infectó miembros de una clínica privada y casi ningún paciente pertenecía a otras clases sociales más que la alta. Creo que es válido cuestionarse si, en un país tan fragmentado y desigual, el control hubiera sido tan exitoso con otra puerta de entrada o con otra clase social afectada. Ahora es imposible saberlo y, en el caso de Nigeria, preferiría mantenerme en la ignorancia.

Seminario: Lucha contra el brote de ébola en primera línea

Víctor Illanes es miembro del Departamento de Medicina Interna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Actualmente cursa un Máster en Competencias médicas avanzadas en la Universidad de Barcelona. En 2014 completó el Diploma en Salud Global ISglobal-UB.

El viernes, 31 de octubre de 2014 contará su experiencia en el seminario gratuito "Lucha contra el brote del ébola en primera línea". El acto tendrá lugar en el seminario 8 de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona a partir de las 9:00 de la mañana. 

Events
Fighting the Ebola Outbreak on the Front Line

Fighting the Ebola Outbreak on the Front Line

Speaker: Víctor Illanes (MD)

Prácticamente 1 de cada 3 mujeres en todo el planeta sufrirá violencia física y/o sexualLa violencia sexual es un problema de salud de proporciones epidémicas que requiere la aplicación de medidas urgentes. Según los datos más recientes, prácticamente 1 de cada 3 mujeres en todo el planeta sufrirá violencia física y/o sexual, y como sabemos se trata de una cifra que puede incluso aumentar en países de renta baja o en situación de conflicto [1]. Una gran cantidad de problemas de salud -que pueden o no resultar mortales- están relacionados de forma directa con la violencia sexual; entre ellos se incluyen el aumento del riesgo de infección por VIH y otras ETS, lesiones, embarazo no deseado, aborto de riesgo y diversos trastornos de salud mental (TEPT, ansiedad, etc.) [2]. De hecho, las proporciones epidémicas alcanzadas por la violencia sexual la sitúan como una de las causas principales de pérdida de años de vida, o de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD, comúnmente conocidos por sus siglas en inglés, DALY, disability adjusted life years) provocados por una enfermedad, que representan un total de 9.5 AVAD [3]. Estas cifras se sitúan por delante del cáncer y de las obstrucciones durante el parto, y casi al mismo nivel que la sepsis materna y las enfermedades cardiovasculares.     

Para responder de forma eficaz a la violencia sexual y reducir su carga a todos los niveles debe garantizarse un acceso rápido a servicios integrales. No obstante, incluso en lugares donde dichos servicios pueden ofrecerse aparecen muchos obstáculos para su aplicación efectiva. ¿Cómo podemos mejorar este aspecto y garantizar que las mujeres reciban la atención necesaria? En los estudios más recientes llevados a cabo en países de renta baja se ha demostrado que la implementación de respuestas participativas lideradas por la comunidad puede ser una ayuda eficaz para reducir muchas de las barreras de acceso a los servicios dedicados a la violencia sexual. La implementación de respuestas participativas lideradas por la comunidad puede ser una ayuda eficaz para reducir muchas de las barreras de acceso a los servicios dedicados a la violencia sexual.De este modo, se garantiza la aplicación eficaz de dichos servicios y se reduce la consiguiente carga sanitaria, con un impacto impresionante. Dicho impacto ha podido comprobarse en varios aspectos muy importantes, tales como la reducción en un 39% del riesgo relativo de violencia sexual en comparación con el año anterior y la respuesta positiva por parte de las usuarias del servicio, además de la disminución de los síntomas psicológicos en las supervivientes (en concreto los síntomas del TEPT, la depresión y la ansiedad). De modo similar, las intervenciones que han ofrecido respuestas integradas, por parte de varios agentes del mismo centro, a la violencia sexual han demostrado ofrecer una respuesta mucho mejor, especialmente en entornos con pocos recursos.

 

Quizá lo más esperanzador de alguno de estos estudios es el aumento del uso de la tecnología (teléfonos móviles, cartografía, etc.) en la respuesta a la violencia sexual, lo que ha conllevado un mejor impacto en la prestación de servicios. Tales plataformas han aportado mejoras en el apoyo y en el suministro de servicios, y desempeñarán un papel en el cambio de comportamiento en la búsqueda de servicios de salud. Aunque gran parte de este trabajo todavía se encuentra en sus etapas más iniciales, el papel de la tecnología despierta cada vez más interés, y con agentes como Microsoft y la ONU financiando la investigación parece que la tecnología desempeñará progresivamente un rol más instrumental en las respuestas ante la violencia sexual. 

Case Study: Innovative Community-Based Approaches to Addressing Access to Sexual Violence

 

 

 

 

Abby Radford es consultora y antropóloga. El estudio Innovative Community-Based Approaches to Addressing Access to Sexual Violence fue su proyecto final para el Máster en Salud Global ISGlobal-UB



[1] WHO: 2013. Global and regional estimates of violence against women: prevalence and health effects of intimate partner violence and non-partner sexual violence

[2] WHO: 2011. Understanding and addressing violence against women

[3] World Bank: 1993, cited in Heise et al., 1994

 

Our Global Presence

  • Morocco

    Morocco

    Our focus is to improve maternal, newborn and reproductive health through research and education.

  • Bolivia

    Bolivia

    We fight Chagas disease.

  • Mozambique

    Mozambique

    We work with CISM to build their research capacity and improve the health of the community they serve.

Keep Up-to-Date

Join our Newsletter

Last Issues

ISGlobal Alliance

Meet Our Experts

TEDx: Science on the spot to defeat diseases of poverty

"Research is the most powerful tool to fight the vicious circle of poverty and disease"

Play video

Carlota Dobaño: Malaria Immunology

"Our group is mostly concerned about how immunity to malaria develops"

Play video

Our staff are encouraged to pursue innovative ideas with complete independence

See more videos

Take One of our Courses

Follow Us

 

Facebook

 
 
 

Twitter

   

Vimeo