• Salut Materna, Infantil i Reproductiva

    Salut Materna, Infantil i Reproductiva

    Treballem per reduir la mortalitat infantil i millorar la salut materna en consonància amb els Objectius de Desenvolupament del Mil·leni.

  • Chagas

    Chagas

    Amb aquesta iniciativa volem sumar-nos als esforços internacionals dirigits a prevenir, tractar i controlar la malaltia de Chagas.

  • Eliminació de la Malària

    Eliminació de la Malària

    La nostra feina se centra a reforçar les estratègies de lluita contra la malària i en avançar en l'eliminació de la malaltia.

  • Resistències a Antibiòtics

    Resistències a Antibiòtics

    Contribuïm al coneixement de les causes i factors de risc de les resistències a antibiòtics i al desenvolupament de nous medicaments i vacunes

Actualitat

Morocco has made great strides on maternal and child health, but newborn mortality remains a challengeSince the 90s and especially during the last decade, Morocco has made significant improvement in terms of maternal and child health (MCH). Continuous efforts during two decades resulted in cutting-down the maternal mortality ratio by 66% and decreasing the ratio from 332 in 1990 to 112 deaths per 1000,000 births in 2010. This improvement is to some extent correlated with a progressive increase in MCH service utilization and free care for pregnancy, childbirth and obstetric complications. In addition, in 2009, the implementation of maternal death surveillance system revealed the leading causes of maternal deaths (i.e. postpartum hemorrhage, preeclampsia, eclampsia and sepsis after birth) and provided guidance on immediate actions to be implemented at health facilities and in the community to prevent similar deaths.

Complications of preterm birth, birth asphyxia and severe infections are the main causes of neonatal mortality, which represents almost 71% of Under-5 mortalitySimilarly, substantial efforts have been made to improve child health and led over the last two decades to a 60% reduction in Under-5 mortality rate (from 76.1 in 1990 to 30.5 deaths per 1000 live births in 2011). However, neonatal mortality has only slightly decreased from 31.4 in 1990 to 21.7 deaths per 1000 live births in 2011.  Complications of preterm birth, birth asphyxia and severe infections are the main causes of neonatal mortality, which represents almost 71% of Under-5 mortality. Certainly, the progress in child health status has been made possible through the combination of several programs such as the Expanded Program on Immunization offering free vaccination for 12 antigens (i.e. eleven for child health protection and one to prevent neonatal and maternal tetanus). With over 90% immunization coverage, Morocco is free of polio since 1987, free of diphtheria since 1991 and free of neonatal tetanus since 2002.

Seemingly, due to factors like geographical and socioeconomic backgrounds, the overall progress veils disparities between regions and within regions. Indeed, the decrease in mortality rates has benefited children from the wealthiest families (15.2 for the richest quintile against 37.9 / 1000 live births for the poorest quintile) and women living in urban areas (73 deaths per 100,000 births in urban areas against 148 in rural areas).

The decrease in mortality rates has benefited children from the wealthiest families and women living in urban areasFortunately, these inequities are being taken into account during the implementation of the 2012-2016 National Action Plan to accelerating the reduction of maternal and neonatal mortality. Actually, to narrow the gaps, rural areas and regions with low coverage (antenatal care, skilled birth attendance, etc.) are given high priority when assigning human resources for MCH; upgrading maternity hospitals and birthing centers; implementing the obstetrical Emergency Medical Service, etc.

Nevertheless, the government and the Ministry of Health are placing special emphasis on tackling the social determinants of health and adopting cross-ministerial and multi-sectoral approaches to maximize the opportunities aiming to reduce the burden of maternal and Under-5 mortality especially for the most vulnerable populations.  

Lo que sigue da cuenta de nuestra experiencia en la unidad de maternidad del Saint Joseph's Catholic Hospital de MonroviaExisten muchas maneras de hacerse famoso; lamentablemente África occidental pasará a la historia por haber sido el lugar del mundo más castigado por el peor brote de ébola. La enfermedad del Ébola se conoce desde 1976, pero en esta parte del mundo nada se sabía de ella hasta noviembre de 2013, cuando aparecieron los primeros casos en Guinea Conakry. Las deficiencias del sistema de salud, la mala comunicación y la falta de coordinación y recursos contribuyeron a la rápida propagación de la enfermedad en toda esta subregión. El ébola provocó pánico y miedo entre la población de los países afectados; muchos centros de salud cerraron porque los profesionales de salud –que hicieron grandes sacrificios durante el brote– comenzaron a tener miedo de tratar a pacientes con síntomas parecidos a los del Ébola. Es decir, el virus mataba a una persona directamente y a varias indirectamente –principalmente mujeres–, ya que todas las complicaciones del embarazo son parecidas a las del ébola (por ejemplo, infección, eclampsia, sangrado...).

Nuestra mayor preocupación pasó a ser encontrar la manera de atender a una mujer embarazada evitando el contacto, para lo cual acabamos desarrollando un protocolo innovadorNuestra intervención como luchadores contra el ébola se dirigió no tanto a tratar a los pacientes afectados como a evitar que aquellos que no estaban infectados con el virus del Ébola falleciesen debido a la falta de atención adecuada. Prestar atención de salud materna en el contexto del brote constituyó todo un reto. Lo que sigue da cuenta de nuestra experiencia en la unidad de maternidad del Saint Joseph's Catholic Hospital de Monrovia (Liberia) desde noviembre de 2014 a junio de 2015. Nuestro principal método de trabajo consistió en adaptar los protocolos de Prevención y Control de las Infecciones (PCI) a la realidad de nuestra unidad de maternidad de referencia desde la que atendíamos todas situaciones de emergencia obstétrica. La principal regla del PCI se basaba en la política de no contacto, de modo que nuestra mayor preocupación pasó a ser encontrar la manera de atender a una mujer embarazada evitando el contacto, para lo cual acabamos desarrollando un protocolo innovador.

Los casos sospechosos se enviaban al centro de retención (un edificio separado del hospital principal), que se consideraba zona rojaEn la puerta de entrada al hospital, se tomaba la temperatura a todas las mujeres y se procedía al lavado de manos con una solución de cloro al 0,05 %. A continuación, se realizaba un proceso de clasificación para separar los casos sospechosos (paciente con fiebre más otros 2 o 3 síntomas de ébola, como sangrado, dolor corporal, vómitos y convulsiones) de los casos descartados (pacientes que solo presentaban complicaciones relacionadas con el embarazo). Los casos sospechosos se enviaban al centro de retención (un edificio separado del hospital principal), que se consideraba zona roja: un área en donde era obligatorio utilizar equipos de protección personal avanzados. Se hacía una valoración rápida del estado del paciente, se tomaba una muestra de sangre para determinar las enfermedades endémicas más importantes (por ejemplo, malaria y fiebre tifoidea) y la enfermedad por virus del Ébola (EVE). La paciente recibía un tratamiento inicial en espera del resultado de la prueba de EVE. En los casos en los que la prueba de EVE era negativa, la paciente quedaba descartada y se derivaba a la unidad de maternidad para ser atendida allí. En el centro de retención de pacientes, se dispuso una sala de partos para atender a aquellas mujeres en avanzado estado de gestación que no podían esperar a la recepción del resultado de la prueba.

Durante un período de 6 meses, realizamos pruebas de cribado a 4.000 mujeres embarazadas, atendimos 700 partos y practicamos 250 cesáreas A las pacientes asintomáticas se las enviaba a atención prenatal, una nueva prueba de cribado en la que se comparaba la información de la anamnesis con la de clasificación. A continuación, mediante ecografía, se hacía una adecuada valoración de la paciente sin establecer contacto. Se remitía a las pacientes que estaban de parto a la unidad de maternidad, que se encontraba dividida a su vez en tres áreas: zona roja (sala de preparación al parto y sala de partos, en las cuales los profesionales estaban expuestos a gran cantidad de fluidos corporales), zona amarilla (postparto, con un menor grado de secreciones) y zona verde (estación de enfermería). Durante un período de 6 meses, realizamos pruebas de cribado a 4.000 mujeres embarazadas, atendimos 700 partos y practicamos 250 cesáreas. Y, lo más importante de todo, evitamos la muerte de muchas mujeres embarazadas identificadas erróneamente como casos sospechosos de ébola. Con todo, la lucha contra el ébola sigue en pie.

[El Dr Rudy Lukamba es Coordinador Médico sobre el Terreno de la Fundación Mujeres por África de Monrovia (Liberia). Esta semana participa en el taller Safe Mothers and Newborns, que se celebra en CaixaForum Barcelona.]

La nostra presència global

  • El Marroc

    El Marroc

    Millorem la salut materna, neonatal i reproductiva a través de la recerca i de la formació.

  • Bolívia

    Bolívia

    Lluitem contra la malaltia de Chagas.

  • Moçambic

    Moçambic

    Col·laborem amb el CISM per millorar la salut i desenvolupar les capacitats de recerca.

Mantén-te informat

Rep el nostre butlletí

Darrers números

Aliança ISGlobal

WHO Collaborating Centre for Malaria Control, Elimination and Eradication

Coneix els nostres experts

Les persones que integren ISGlobal persegueixen ideees innovadores amb total independència

Veure més vídeos

Inscriu-te als nostres cursos

Segueix-nos

 

Facebook

 
 
 

Twitter

   

Vimeo